El Gobierno federal comenzó la transferencia de mil millones de pesos que

maestros

agremiados en la

Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE)

que mantienen

bloqueos en

Michoacán

como medida de presión para el pago de la primera quincena de enero; así como de bonos y prestaciones vecinas desde 2017.



Este monto es apenas 20% de los cinco mil millones de pesos que los maestros de la

CNTE

exigen para levantar el

bloqueo

que mantienen desde hace 13 días en las vías del tren en el puerto de

Lázaro Cárdenas,

en

Michoacán.



El presidente

Andrés Manuel López Obrador

señaló que después de que han fluido los recursos, espera que los profesores hagan conciencia y

liberen las vías de comunicación

por su propia voluntad porque, enfatizó, su Gobierno no utilizará la represión para desalojarlos.


“Yo espero que tengan ellos conciencia de que ya se les atendió, tomen la decisión de liberar las vías; eso es lo que yo espero, no lo descarto porque ya no habría motivo, ya sería un capricho y entonces no quedarían bien, serían mal vistos”, apuntó el presidente.


El mandatario señaló que los mil millones de pesos que se han transferido al Gobierno

michoacano

son un adelanto de los recursos que posteriormente recibiría la entidad.

López Obrador

agregó que no ha conversado con el gobernador,

Silvano Aureoles

Conejo, porque “estaba en una visita de trabajo, pero sí hemos estado atendiendo el tema en

Michoacán”.



Dijo que no caerá en provocaciones y chantajes y que, en todo caso, resolver el problema magisterial en

Michoacán

es responsabilidad del gobierno estatal.


“Yo espero que se resuelvan las cosas, pero no voy a caer en ninguna provocación. Lo otro es: ‘a ver, mandamos a la Gendarmería a desalojarlos’. No, no, no. Por principios no lo hacemos, nosotros vamos en contra de la represión y pensamos que así es mejor, si no, quién sabe qué pueda haber ahí detrás”.

“Y también, si no es responsabilidad del Gobierno federal, no podemos nosotros atender algo que corresponde al gobierno del estado. Nosotros estamos ayudando transfiriendo estos fondos al gobierno del estado”, señaló.


López Obrador

estimó que de no hacer conciencia, los maestros corren el riesgo de desgastar su lucha y quedar mal con la ciudadanía; él por su parte, dijo, se apoyará en lo que la opinión pública vaya considerando de la lucha de la

CNTE.


“Les adelanto: no voy a dar la orden de reprimir al pueblo, no es debilidad es que me voy a apoyar en la fuerza de la opinión pública. Quienes sin razón actúen de esa forma, se van a debilitar mucho como organización. Yo conozco de esto”, afirmo.