"Patria", la vacuna contra Covid-19 que promueve el presidente Andrés Manuel López Obrador, no es mexicana como pretende hacer creer, en realidad fue creada en Nueva York, Estados Unidos. 

Ayer 13 de abril la investigación para desarrollo de la vacuna fue presumida por el gobierno mexicano como un logro de su administración, pero la realidad es que es producto de estudio de la escuela Icahn de Medician de Mount Sinai de Nueva York. 

Dicha institución fue la que logró codificar la proteína S del virus SARS-CoV-2. Los resultados de esta investigación fueron publicados el año pasado por la revista The Lancet. 

Sin embargo ayer María Elena Álvarez-Buylla, director general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) dio a conocer a "Patri" como una vacuna de investigación propia, como lo podemos notar a continuación: 

“Estos desarrollos propios son la base para poder recuperar la soberanía en este aspecto tan estratégico que es la producción de vacunales”, declaró la titular de Conacyt. 

Sin embargo la realidad es que la investigación fue en Estados Unidos y estuvo a cargo de Weina Sun, Florian Krammer, Adolfo García-Sastre y Peter Palese. 

The Lancet, expone que la vacuna de estos investigadores es pensada como una vacuna de bajo costo a producirse con el Laboratorio Avi-Mex S.A. de C.V. 

Sin embargo todos estos hechos no fueron mencionados, quizá intencionalmente, por el gobierno mexicano al presentar "Patria". 

jh

Temas: