Este jueves se registraron al menos dos explosiones en las inmediaciones del aeropuerto de Kabul, en Afganistán, producto de un ataque realizado por el Estado Islámico- Khorasan (ISIS-K).

Hasta el momento, el Pentágono ha confirmado la muerte de 12 militares estadounidenses y The Wall Street Journal y a la BBC reportan la muerte de al menos 60 afganos, y cientos de heridos.

El Gobierno de Estados Unidos informó que el ISIS-K, una rama del grupo que surgió en Siria, y que antagoniza con el Talibán, además de detonar explosivos tenían pistoleros en la calle.

imagen-cuerpo

A través del Pentágono detalló que han enfrentado amenazas del Estado Islámico-Khorasan, razón por la que podrían buscar provocar caos en Kabul con estos actos suicidas, mientras las tropas estadounidenses intentan desalojar a la mayor cantidad de personas posible antes del 31 de agosto.


Te sugerimos: Afganistán: la explicación del porqué toda su población busca escapar del país a toda costa


Hasta el momento han salido de Afganistán cerca de 100 mil personas. Los vuelos no se han detenido y se espera que los talibanes ayuden con la seguridad exterior, debido a que se teme que se registren más ataques.

“Hemos puesto en riesgo a más de 5 mil militares estadounidenses para salvar a tantos civiles como podamos. Es una misión noble, y hoy hemos visto de primera mano lo peligrosa que es esa misión, ISIS-K no nos impedirá cumplirla. Lo aseguro”, indicó el general del cuerpo de Marines, Kenneth F. McKenzie Jr.


El Talibán, que tomó Kabul el pasado 15 de agosto tras el retiro de las tropas estadounidenses, aseguró que no están detrás de los ataques y que llevarían a los culpables "ante la justicia".

Por la tarde, la agencia EFE y medios locales reportan una tercera explosión en Kabul sin que hasta el momento haya sido confirmada por las autoridades.

Temas:

Contenido patrocinado