El papa emérito Benedicto XVI encubrió casos de abusos sexuales contra niños dentro de la iglesia católica alemana, concluyó un informe hecho por la firma Westpfahl Spilker Wastl.

Los abogados encabezados por Martin Pusch, y quienes redactaron el documento encargado por la propia jerarquía clerical, acusaron al otrora máximo jerarca católico de no actuar contra cuatro sacerdotes sospechosos de abusos de menores.


Te sugerimos: A un paso de la guerra, EU amaga con severas represalias contra Rusia si invade Ucrania


Dichos abusos habrían ocurrido cuando Benedicto XVI  fue arzobispo de Múnich y Freising entre 1977 y 1982.

Sin embargo, Joseph Ratzinger -nombre civil del papa emérito- negó "estrictamente" cualquier responsabilidad, una posición que para los autores del informe "no es creíble", declaró Pusch.


Te sugerimos: “SOL ARTIFICIAL” en CHINA es una realidad, aunque parezca una película de ciencia ficción


Dos de los casos implican a clérigos que cometieron varios abusos probados, incluyendo por los tribunales, pero se les permitió seguir con sus obligaciones pastorales, según el informe.

Además, aseguran que Ratzinger estaba al corriente del pasado pedófilo del sacerdote Peter Hullermann, quien como vicario de Renania del Norte-Westfalia, fue acusado en 1980 de graves abusos sexuales a menores. Las autoridades eclesiásticas lo trasladaron a Baviera, donde, a pesar de la terapia psiquiátrica, continuó con los abusos.


Te sugerimos: [VIDEO] Mujer se salva de un robo tras atropellar a delincuente que intentó asaltarla


En 1986, un tribunal lo condenó a prisión condicional y fue nuevamente trasladado a otra ciudad bávara donde ofició como sacerdote durante unos veinte años hasta que habría reincidido. En 2010 finalmente se vio obligado a jubilarse.

Ratzinger negó conocer el pasado de este cura, cuyo caso causó gran revuelo en 2010, durante el pontificado como Benedicto XVI.

ARM

Temas: