Una joven quedó paralizada después de convivir por poco tiempo con una gata callejera.



Gemma Birch, quien afue de vacaciones a Portugal, decidió cuidar a una gatita callejera que encontró durante sus recorridos.



Birch comenta que el animal no paraba de seguirla a todos lados por lo que la dejó entrar en su habitación de hotel.


"La dejé entrar, la acaricié y le di leche", comenta Birch.


Cuando Birch estaba a punto de volver a su país comenzó a vomitar sin control, también se desmayó en el vuelo de regreso a casa.



Cuando aterrizó la trasladaron a un hospital en donde le diagnosticaron una infección por consumir pollo crudo.



Te sugerimos: Sujeto viola a su esposa e hijo y ella le corta el pene



Sin embargo, algo no cuadraba, pues la joven es vegetariana.



Tras un cuestionario más intenso descubrieron que estuvo en contacto con Catarina, la gatita callejera de Portugal.



La joven recibió la alta sin embargo tuvo que volver al sentir entumecimiento de piernas.



Los médicos le diagnosticaron síndrome de Guillain-Barre, un trastorno neurológico en el cual el sistema inmunológico ataca al sistema nervioso.



Birch pasó 14 meses rehabilitándose mientras estaba postrada en una silla de ruedas.



Aunque ya recuperó la movilidad la joven aún se entume como consecuencia de la enfermedad en su cuerpo.




Temas: