Una abuelita de 77 años se encadenó frente al Palacio Nacional en la Ciudad de México como protesta, debido a un presunto fraude que Instituto de Vivienda (INVI) habría cometido en contra de ella y siete personas más.

La demandante exige al Gobierno federal solucionar su situación, la cual, asegura, se trata de la adquisición de un predio a través del INVI, en la calle de San Luis Potosí número 82, en la colonia Roma, alcaldía Cuauhtémoc, para la compra, la mujer argumenta haber pagado 30 mil pesos desde hace 20 años. 


Te sugerimos: En plena veda electoral AMLO anuncia ‘gira relámpago’ al sur de México


María Elena, quien es la afectada, indicó que actualmente el terreno ya se encuentra edificado, con la construcción de departamentos por parte del instituto, los cuales ahora serán ocupados por otras personas. 

“Nosotros compramos el terreno en el predio de San Luis Potosí número 82, siete personas compramos y van a ocupar los departamentos treinta y siete gentes que ni siquiera han pagado nada, denunció María Elena.

La jefa de Gobierno de la ciudad de México, Claudia Sheinbaum, la atendió anteriormente dándole la orden al director del INVI para que los recibieran y solucionaran el problema. Sin embargo, hasta el momento no ha obtenido respuesta por parte de Anselmo Castaño, titular del Instituto de Vivienda.

“Sobreviví al coronavirus, estoy luchando contra el cáncer, pero la negligencia del INVI, me va a matar”, comentó la señora.


Te sugerimos: El viacrucis para los usuarios de la Línea 12 del Metro a un mes de la tragedia en Olivos


Encadenada a vallas y un poste sobre la Plaza de la Constitución, exige no ser despojada de su propiedad y que le cumplan las promesas del crédito para adquirir su hogar.

María Elena asegura tener todos los documentos para sustentar todo el proceso que llevaron en la compra del predio, recibos de los pagos y documentos en donde se les reconoce como propietarios del lugar.

Debido a su estado de salud, paramédicos del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM) acudieron al lugar para brindarle atención médica.

No obstante, con sus medicamentos contra el cáncer que padece continuó encadenada, en espera que las autoridades correspondientes la atiendan su demanda. 

GLE.

Temas: