Luego de un mes del rapto del pequeño Dylan Esaú Gómez Pérez en un mercado de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, aún no hay pistas de su paradero.

El 30 de junio, Juana Gómez, madre de Dylan acudió a las instalaciones de la Fiscalía General del Estado (FGE) de Chiapas para interponer la denuncia por desaparición de su hijo. Sin embargo, al notar que las autoridades estatales la ignoraron, decidió viajar a la Ciudad de México y protestar los días 21 y 22 de junio frente a Palacio Nacional hasta que el presidente Andrés Manuel López Obrador atendiera su caso.

Tras ser atendida por Leticia Ramírez, de la oficina de Atención Ciudadana, las autoridades se movilizaron para dar con el paradero del pequeño, ofreciendo una recompensa de 300 mil pesos a quien proporcionara información para encontrarlo.

imagen-cuerpo

Recuento de los hechos

·      Juana Pérez atendía su negocio de venta de fruta en un mercado de San Cristóbal de las Casas y les pidió a sus 2 hijos, Dylan de 2 años y su hermana de 5, que fueran al puesto de su abuela.

·      Dylan jamás llegó con su abuela, una niña de aproximadamente 10 años lo abordó y lo sacó del mercado.

·      Afuera los esperaba una mujer adulta, y se llevó a Dylan.

imagen-cuerpo

Red de trata de menores

Luego de investigaciones y la intervención de autoridades de Chiapas, descubrieron que las personas involucradas en la desaparición de Dylan conforman una posible red de trata de menores en San Cristóbal.

La FGE detuvo a 3 mujeres implicadas en la red, y liberó a 23 menores, entre ellos varios bebés, que utilizaban para vender artesanías y pedir limosnas en las calles de este municipio.

De acuerdo con la FGE, la mujer que sustrajo a Dylan es hermana una de las detenidas.

imagen-cuerpo

Además, quedó detenido Adolfo Gómez Gómez, un hombre indígena de 57 años que era abuelo de 22 de los 23 menores rescatados, el otro niño es su hijo. También es padre de las 3 mujeres detenidas. Fue detenido el 15 de julio mientras vendía collares en un parque.

Tras ser ingresado al Centro de Reinserción Social, fue hallado muerto por asfixia en el interior de su celda.

Jesús Ernesto Molina Ramos, fiscal de Derechos Humanos de Chiapas dio a conocer el peritaje del adulto mayor e indicó que continúan con las investigaciones para deslindar responsabilidades y esclarecer su muerte.

Por su parte, los familiares señalaron que fue torturado en la cárcel para que confesara haber sido parte del secuestro de Dylan y haber sido extorsionado, exigiéndole un pago de 50 mil pesos por su integridad dentro del penal.

Temas: