La renovación de 16 mil

microbuses

como la

Secretaría de Movilidad

planteó en su Programa Anual de Trabajo 2019 es viable, pero requerirá de una inversión pública de entre 10 mil y 15 mil millones de pesos.



Leer más:

Sheinbaum buscará sustituir microbuses con transporte híbrido



El presidente de la empresa Corredor Insurgentes S.A. (

CISA

),

Jesús Padilla,

consideró que por primera vez en 18 años la jefa de Gobierno,

Claudia Sheinbaum,

presenta un proyecto de

renovación de flota

en condiciones favorables.


“No es un asunto menor, es una meta muy grande. Considerando que los procesos han sido lentos y complejos renovar poco más de dos mil 500 microbuses cada año requiere un gran esfuerzo que coordine a todos los actores. Es complicado, pero lo vemos posible. Dependerá mucho de cómo sea planteado y de la forma en que las autoridades se reúnan con los operadores de transporte”, aseguró Padilla.


Frente al escenario de cambio, el presidente de

CISA

propuso una fórmula tripartita para finalmente erradicar los miles de

microbuses

que aún operan.



Padilla

destacó la necesidad de que el Gobierno apuntale el proceso de cambio con una inversión de al menos 10 mil millones de pesos para apalancar la adquisición de

unidades.



Agregó que las negociaciones del Gobierno con la banca de desarrollo y comercial deberán buscar tasas de 10 a 11%y plazos de cinco a siete años para que los

transportistas

paguen las

unidades.



Como tercer punto indicó que será necesario que la 

Semovi

tenga oficio político para convencer y acompañar a los líderes de los grupos del

transporte

a que se sumen a la modernización de la flota.


“En el entendido de que la jefa de Gobierno está interesada en colocar recursos al transporte para su modernización, pero también para un buen servicio; no sólo ve una flota nueva, sino un servicio de calidad. Estas variables permiten que en seis años el transporte se modernice. En este proceso el orden es fundamental”, apuntó el presidente de CISA.


El presidente de

CISA

recordó que desde el 2002 se apoyaba a los

trasportistas

con un

bono de chatarrización

de 100 mil pesos que equivalía a 20% del enganche de la unidad; sin embargo, este equivaldría tan sólo a 3% o 5% dependiendo del valor de la unidad, por lo que su valor actual tendría que cubrir entre 20 y 30% del costo total de un

autobús

nuevo.



Te puede interesar: 



Requisitos para que el papá entre al parto de su bebé en hospitales de CDMX



Pitbulls salen de hoyo y se tragan a perrito maltés que paseaba en Coapa



[VIDEO] Huachicoleros se burlan de AMLO y publican imágenes de sus robos