El Gaslighting es un tipo de abuso emocional, en la que la víctima es manipulada para que llegue a dudar de su propia percepción, memoria y juicio.

Recibe este nombre, debido a una película clásica de Hollywood llamada "Gaslight", en la que el hombre manipula a su mujer creando distintas situaciones como esconderle joyas y decirle que ella fue la responsable, así como atenuar la luz de gas, ya que no había electricidad, y hacerle creer que sigue brillando con la misma intensidad de antes. Esto hace sentir a la esposa ansiosa, piensa que se está volviendo loca, no quiere salir y llora constantemente. El esposo, que sabe perfectamente lo que está haciendo, amenaza con dejar la relación, o llevarla con un médico para que la medique o recluya en un hospital.

Esta trama parece un exceso; sin embargo, en la vida real el abuso puede llegar a ser más sutil, pero constante, causando ansiedad, inseguridad o hasta depresión.

De acuerdo con los especialista, este tipo de manipulación es es una técnica común de abusadores, dictadores, narcisistas y líderes de culto.

Algunos ejemplos de este tipo de abuso, son los siguientes:

  • Cuando se le expresa alguna inconformidad a la persona abusadora, el puede responder: "Yo nunca dije eso, tú te lo imaginaste", y con eso hace dudar a la víctima de lo que realmente sucedió.
  • Cuando la víctima expresa sus ganas de estudiar algo, o de aprender alguna cosa, y el manipulador le dice: "¿para qué? Eso no vale para nada, ni siquiera serias bueno haciéndolo", eso hace que la persona dude de su capacidad y termine por no hacer nada.
  • El manipulador llega a casa después del trabajo, le pregunta a la víctima si lavó la ropa, ella le responde que no, pero que puede prepararle algo de cenar, él le dice que no, que definitivamente no hace nada bien, ella sigue insistiendo con prepararle algo de cenar, a manera de disculpa, pero él sigue con la misma actitud y haciéndola sentir que realmente no hace las cosas bien.

  • Te sugerimos: [DEL BAÚL DE LOS RECUERDOS] Así nos comunicábamos antes de la existencia de las redes sociales


    Para la persona manipuladora, la víctima todo lo hará mal. Si realiza una acción como tomar alguna decisión sin ella, estará mal, por otro lado, si no hace nada, también estará mal.

    Este tipo de manipulación, es peligrosa, sutil, nos puede hacer creer que hay algo malo con nosotros, a necesitar la aprobación de la persona que nos está manipulando, y a alejarnos de nuestro círculo de amigos y familiares por temor a que se den cuenta y nos confronten.

    Algunos de los efectos que puede provocar son: dudar sobre la capacidad para razonar y recordar, baja autoestima, buscar la aprobación de otras personas, en especial de la persona manipuladora.

    Algunas de las señales de alerta son las siguientes:

  • El manipulador dice mentiras descaradas.
  • Niegan que alguna vez dijeron algo, a pesar de que se les demuestre con pruebas lo contrario.
  • Utilizan lo importante y cercano como armas 
  • Sus acciones no coinciden con sus palabras.
  • Buscan que las personas del círculo cercano también descalifiquen y hagan creer a la víctima que se equivoca, justo como el manipulador lo hace.
  • Si estás en una relación y te cuestionas continuamente sobre si eres realmente muy sensible, o sobre tus ideas o acciones, si están bien o mal. Si te disculpas con las otras personas por el comportamiento de tu pareja, o si incluso dudas de si eres buena persona en general con tu entorno familiar, laboral o con tus amigos, puedes estar viviendo un caso de Gaslighting.

    ¿Qué se puede hacer si estamos en una situación así?

  • Confiar en la intuición, si sientes que algo no anda bien, ponerle atención a las partes que no cuadran.
  • No buscar la aprobación del otro, expresar lo que se siente, siempre.
  • Ser consciente de los valores personales, así cuando alguien intente presionarnos para ir contra ellos, nos daremos cuenta de que nos quiere manipular.
  • Mantener los límites personales, y no permitir que nadie los traspase. En este punto entra el hecho de retirarse a tiempo, a la primera señal de alerta. Buscar ayuda profesional es muy importante para lograr comprender y sanar.
  • Temas: