Un hombre vestido de sacerdote utilizó una biblia para sustraer un celular a una comensal de un restaurante en Playa del Carmen, Quintana Roo, y todo quedó grabado por las cámaras de vigilancia. 

El supuesto religioso cometió el delito con ayuda de un cómplice, por lo que el dueño del negocio denunció este hecho para alertar a los demás establecimientos y que sus clientes no sean víctimas. 

A través de redes sociales se difundió el video, en el que muestra al sujeto llegar al restaurante con una biblia en las manos y abordar a dos personas que se encontraban en el lugar. 

Si bien no se escucha la conversación, se aprecia como el falso sacerdote platica con la mujer y el hombre, mientras maniobra en repetidas ocasiones el libro.


Te sugerimos: Con placas falsas, armados y con 3 mdp, 4 sujetos paseaban por calles de Polanco; así los atraparon


Posiblemente el ladrón ya había observado que sobre la mesa de sus víctimas estaban colocados algunos objetos, entre ellos un celular

Luego de unos momentos el presunto delincuente, quien al parecer ya sabía cómo ejecutar el robo, puso su biblia en el mueble dos ocasiones -posiblemente para distraer a la pareja, justo arriba del objeto que planeaba sustraer, y la retiró, pero en la segunda ocasión, el teléfono desapareció. 

Tras lograr cometer el atracó se retira de la mesa, notablemente tranquilo y se queda parado cerca de sus perjudicados. 

Pero en ese momento, entrega el objeto robado a su cómplice, quien se encontraba sentado en el negocio fingiendo ser cliente y tras obtener el artículo, sale del restaurante. 

Una vez que la mujer se percata que su celular ya no está, comienza a buscarlo en su bolsa y ropa, por lo que tanto ella como el hombre que la acompaña comienzan a sospechar del ´padrecito´. 


Te sugerimos: [VIDEO] Impactante escena; hallan a perrito siendo ´devorado´ por moscas en un basurero


Inmediatamente, el joven se levantó y se dirigió hacia donde se encontraba el religioso, para comentarle sobre lo que pasó. 

De acuerdo con el dueño del establecimiento, el gerente comenzó a revisar sus pertenencias del implicado, quien con toda la calma y amabilidad se dejó indagar entre sus pertenencias, pero no le encontraron el teléfono. 

Agregó que le sorprendió demasiado su manera de delinquir, pues a él le costó más de tres veces ver a detalle el video para darse cuenta de todo el plan que utilizaron los delincuentes para cometer el robo.

GLE.

Temas:

Contenido patrocinado