Gran revuelo ha causado esta historia, sucedida en Argentina, y que parece salida de la canción “Preso” de José José, ya que se difundió en redes sociales y medios argentinos el video donde se observa a una jueza besando a un preso, tras su juicio.

Ahora la funcionaria, de nombre Mariel Suárez enfrenta una investigación que podría terminar en la destitución de su cargo o incluso en un proceso penal en su contra.

El hombre, identificado como Cristian “Mai” Bustos, se encuentra detenido desde 2009 por el asesinato de un policía, y tras la presentación de pruebas y un juicio, fue encontrado culpable.

El hecho ocurrió unos días después de que Bustos fuera condenado, cuando Mariel Suárez fue a entrevistarlo.

Lo que aún no se sabe, es la relación que mantenían el preso y la jueza, que pedía una pena menor para él, e incluso, el indulto.

Autoridades argentinas rápidamente reaccionaron al hecho y lanzaron un comunicado condenando las acciones y pidiendo que se iniciara un proceso de investigación.

“A raíz de una comunicación formal dirigida a los ministros de la feria se tomó conocimiento de un encuentro requerido por una jueza penal de la circunscripción Comodoro Rivadavia y un recluso alojado en un centro penitenciario, considerado de alta peligrosidad y recientemente condenado en el marco de un juicio oral y público”, dice el comunicado.

En entrevista para medios de aquel país, la jueza mencionó que no tiene relación alguna con el preso y que realizó la entrevista porque está escribiendo un libro sobre los delitos cometidos por Bustos.

Cabe mencionar que Cristian Bustos es considerado un preso de alta peligrosidad, y enfrenta dos cadenas perpetuas por homicidios.


Temas: