Desde tempranas horas de este jueves 16 de noviembre, miles de fanáticos llegaron a la Casa Rosada, sede del Gobierno argentino en Buenos Aires, para despedir a su ídolo Diego Armando Maradona, fallecido ayer a los 60 años.  

Afuera de la capilla ardiente donde se encuentran los restos de astro del futbol, una fila interminable de personas espera para poder dar el último adiós al 10, cuyos restos descansan en un ataúd cubierto por la bandera argentina y por las flores y camisetas que los aficionados lanzan a su paso.


Te sugerimos: Adiós al DIEZ; murió el astro del futbol, Diego Armando Maradona


Del otro lado se encuentra la familia y el círculo cercano, quien pidió que el velatorio finalice a las 16.00 hora local.

En imágenes difundidas por la agencia Reuters, se observa que la mayoría de los asistentes portan cubrebocas, muchos de ellos con imágenes de Maradona, aunque ante el tumulto es imposible cumplir el distanciamiento social.

Pese a que Argentina permaneció en confinamiento durante más de ocho meses, con la muerte El Pelusa miles olvidaron la cuarentena.


Te sugerimos: El día que Maradona se levantó como ‘Dios’ y con trampa venció a Inglaterra


Frente al féretro de Diego ha pasado una cantidad incalculable de fanáticos, compañeros de profesión, amigos y personalidades políticas, como el presidente Alberto Fernández o los futbolistas Carlos Tévez y Javier Mascherano.

Medios locales señalan que han llegado más personas de las que se esperaban y es probable que no todos puedan entrar, por lo que se instalaron pantallas gigantes para que el ataúd pueda ser visto desde el exterior.

agch

Temas: