Pescadores que trabajaban cerca del Golfo de Ulloa en Baja California Sur, hallaron al menos 150 ejemplares de lobos marinos muertos sobre la arena de las playas de Cabo San Lázaro, en el municipio de Comondú. 

Este acontecimiento representa una tragedia ambiental para el país, pues tal especie está sujeta a Protección Especial, de acuerdo a la Norma Oficial Mexicana 059, 

El hallazgo de los lobos marinos fue informado inmediatamente a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) y a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), quienes desde el primer momento guardaron total discreción sobre lo ocurrido. 


Te sugerimos: Exceso de sargazo del Caribe, puede ser peligroso para humanos: UNAM


El pasado 4 de septiembre, la Profepa envió a tres inspectores federales desde la CDMX para iniciar la investigación, abrir un acta administrativa, tomar muestras de los cadáveres y solicitar pruebas de laboratorio para conocer las causas de la muerte de los ejemplares.

El manejo de los cadáveres se realizó en el mismo lugar de su hallazgo, donde presuntamente también fueron enterrados los lobos marinos bajo la arena. 

En primera instancia, se especuló que los 150 ejemplares pudieron haber muerto debido a la presencia de marea roja, es decir, por la proliferación de microalgas tóxicas en el mar. 


Te sugerimos: Humanos 'aniquilaron' al 68% de la fauna salvaje del mundo en 50 años


Sin embargo, hasta el momento, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), no ha emitido ninguna alerta al respecto. 

Una semana después de que hallaran a los 150 lobos marinos muertos en el Golfo de Ulloa, ni la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), la Profepa ni la Conanp han dado información sobre el tema.

En los últimos ocho años, esta región de Baja California Sur es conocida, lamentablemente, por la muerte de miles de tortugas caguama atrapadas en redes de pesca. 

RCS.  



Temas: