Especialistas en dermatología detectaron que el uso constante de cubrebocas y mascarillas provoca diversos problemas en el rostro, como lesiones, irritaciones e incluso acné.

Debido a la pandemia de Covid-19, este aditamento se ha vuelto poco a poco una prenda esencial en nuestra vida cotidiana, a fin de evitar contagios, sin embargo, advirtieron los efectos contraproducentes para la piel.


Te sugerimos: [IMÁGENES] Así se ve la tormenta Hanna desde el espacio


Una investigación publicada en el periódico Journal of the American Academy of Dermatology, informó de diversos problemas dermatológicos en el rostro de al menos 83% de los trabajadores de Salud en Hubei, China.

Varios médicos también reportaron incremento en los brotes de acné en personas fuera del sector salud y que habían usado algún tipo de mascarillas de protección.

De acuerdo a José Luis Martínez-Amo, de la Academia Española de Dermatología y Venerología, la piel cubierta con los cubrebocas, produce el aumento de sebo en las glándulas de la dermis facial.


Te sugerimos: Cristo y anticristo pelearán en la tierra el 21 de diciembre anuncia pastor


“Por el exceso de vapor de agua generada por la exhalación de aire, se produce un ambiente que es muy propicio para los gérmenes que producen inflamación en la glándula sebácea”, explicó.

Aunado a esta producción excesiva de grasa, el estrés derivado del confinamiento por la pandemia también es causante de acné y dermatitis en la cara.

Este tipo de inflamaciones y espinillas se ha denominado maskné, que proviene de la palabra 'mask', mascarilla en inglés, y acné, el cual, no se considera grave, pues en la mayoría de las personas desaparece de forma natural.

Sin embargo, algunos casos pueden complicarse si el cubrebocas roza constantemente las áreas del rostro lesionadas, provocando inflamaciones más severas e incluso infecciones.


Te sugerimos: [VIDEO] ‘No me vas a arruinar la imagen’; surge #LadyMaquillaje en Durango


¿Cómo prevenir el maskné?

Elige el cubrebocas adecuado y mantenlo limpio. En el mercado existen una inmensa variedad de estos aditamentos, sin embargo, pocos son efectivos en cuanto a protección contra contagios y cuidado de tu piel.  

Por este motivo, al momento de elegir es necesario equilibrar la importancia del material de la mascarilla con el nivel de protección que te ofrecerá. Los dermatólogos recomiendan utilizar telas 100% de algodón para permitir a tu piel ‘respirar’ un poco.

Es necesario que la tela esté siempre limpia por una lógica de higiene y prevención de problemas dermatológicos. Con temperaturas altas sudas más, por lo que mantenerlo seco y limpio es fundamental.

Cuida tu piel

Para el cuidado del rostro, es recomendable adoptar rutinas básicas de limpieza, que puede ser con el uso de sustancias suaves no abrasivas que contengan jabón y humectantes ligeros sin fragancia.

El humectante protegerá tu piel de la fricción de la mascarilla y mantendrá siempre fresca tu cara. Los productos con ácidos o retinoles pueden ser irritantes.

Evita el maquillaje

Aunque se haya convertido en una práctica común, el maquillaje impide a los poros del rostro respirar adecuadamente, derivando muchas veces en problemas dermatológicos. El problema se puede agravar con el uso constante de cubrebocas y mascarillas.

Si consideras imposible dejar esta costumbre de belleza, especialistas en dermatología sugieren utilizar humectante pigmentados con protector solar, agua micelar o un limpiador suave para lavar el rostro rápidamente al retirar la pintura.

La aplicación de estas sustancias debe ser moderada, pues lavar tu rostro en exceso lo reseca, lo cual engaña a tu piel y la hace pensar que necesitas producir más grasa; esto puede provocar más brotes de acné.

ARM

Temas: