El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) estima que alrededor de 12 millones de personas en México están tatuadas.

Con esa cantidad, lideramos la industria del tatuaje en Latinoamérica y ocupamos el lugar 16 en el ranking de países donde son más populares los tatuajes.

Pero los tatuajes no son algo nuevo; en el México prehispánico se han encontrado tatuajes en figurillas de diferentes salas del Museo Nacional de Antropología.

También se ha probado la existencia de tatuajes hechos por medio de incisión, o sajadura, en las marcas trazadas a los lados de los ojos en las representaciones de los sacerdotes registrados en el Códice Mendoza, realizados, sobre todo, con púas de maguey.

imagen-cuerpo

En el artículo Alteraciones culturales en el cuerpo, de la revista Estudios Mesoamericanos, Josefina Bautista Martínez, profesora investigadora en el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), relata que entre los habitantes del México prehispánico alterarse de distintas formas el cuerpo fue una costumbre muy difundida.

Las causas de estas modificaciones, agrega la autora, fueron varias; algunas están relacionadas con sus festividades, otras con ciclos agrícolas y algunas más con ciclos de vida. Fue común que celebraran alguna festividad o acontecimiento natural, pintándose la cara y el cuerpo con diseños y colores específicos y efectuaran algunas dantas.

Bautista Martínez establece en el texto que también acostumbraban hacerse escarificaciones sobre la piel de la cara, brazos o piernas. Asimismo, era común deformarse la cabeza, limarse y/o incrustarse piedras semipreciosas en los dientes anteriores. Hay evidencias de estas prácticas culturales en sellos de cerámica, figurillas, cráneos, dientes y relatos de cronistas.

A pesar de eso, la aceptación del tatuaje en México es reciente. Hasta finales del siglo XX, ser tatuador o llevar un dibujo en el cuerpo era sinónimo de que esa persona "estuvo en la cárcel". Tatuarse era considerada una actividad antihigiénica, clandestina, y una razón mas para discriminar.

En la década de los 80, en la Ciudad de México, en lugares como Iztapalapa, Tepito, La Raza, Santo Domingo, era donde en la década de los 80, había mas tatuadores.

Con herramientas que ellos mismos improvisaban como agujas pegadas a palos de madera, motores hechos con carritos de juguete, entre otros, muchos tatuadores eran perseguidos por la policía, que les confiscaba sus materiales y los golpeaba. Para recuperar sus cosas debían pagar sobornos, y aún así, no dejaban de tatuar.

imagen-cuerpo

El primer estudio formal de tatuajes, se fundo en 1991, con esto, se dio paso a que otros estudios abrieran sus puertas, algunos de ellos, siguen dando servicio a la fecha.

Las partes del cuerpo más populares para tatuarse son, para los hombres: brazos, la espalda y el pecho.

Para las mujeres: clavícula, costados, cuello, muñecas y antebrazos.

Los tatuajes más populares son:

Estrellas

Corazones

La palabra "LOVE"

Manos

Mandalas

Pájaros

Frases

Flores

Infinitos

imagen-cuerpo

Temas: