Para el partido de la jornada 13 contra contra Tigres, el Querétaro solicitó a la Liga Mx jugar en el estadio Corregidora, a poco más de un mes de la riña entre barras dentro de ese inmueble deportivo.

La Comisión Disciplinaria aceptó la petición de los Gallos Blancos, sin embargo, el duelo contra los Felinos se tendrá que disputar bajo diversas condiciones impuestas como castigo.


Te sugerimos: ¿Ahora sí? Mikel Arriola anuncia “el principio del fin” de las violentas barras del futbol mexicano


El juego será a puerta cerrada, es decir, no se permitirá la entrada a los aficionados, además, la directiva del equipo queretano deberá garantizar la seguridad.

También, el club debe cumplir con un perímetro de seguridad de tres kilómetros a la redonda del estadio, para evitar algún riesgo previo, durante o después del partido.


Te sugerimos: Analizan restricciones para el consumo y venta de alcohol en estadios de futbol


La condiciones que las autoridades de la Liga MX impusieron al Querétaro son:

  •     Seguridad en los traslados de los equipos y oficiales al ingreso y desalojo del estadio junto a un operativo coordinado de vialidad.
  •     Contar con el personal suficiente de vigilancia y seguridad pública para garantizar la seguridad de ambos equipos, cuerpos técnicos, oficiales del encuentro y el staff.
  •     La validación del operativo de seguridad por parte de la Dirección de Seguridad y Comisarios de la Liga MX
  •     Cumplir con el reglamento de disposiciones de seguridad para partidos oficiales.


Te sugerimos: FIFA cambia horarios de partidos de la Selección Mexicana en el Mundial


El pasado 5 de marzo, aficionados del Querétaro y el Atlas se enfrentaron a golpes en el Estadio Corregidora,lo que dejó al menos un saldo de 26 lesionados y que requirieron hospitalización.

Tras el conflicto, el órgano rector del futbol mexicano impuso varias sanciones al Querétaro, entre éstas, el veto a su estadio, multas económicas y la prohibición de la entrada de las barras al estadio Corregidora.

ARM

Temas: