Científicos de Estados Unidos y Europa, han logrado captar una señal que corresponde a una fuente de ondas gravitacionales más fuerte y potente jamás registrada por el ojo humano.

De acuerdo con la información, la señal se registró el 21 de mayo de 2019 y duró apenas una décima de segundo, sin embargo, tras más de un año de estudio, el patrón de esta vibración produjo en los haces de luz láser de los detectores LIGO, en EUA, y Virgo, en Italia, pudieran reconstruir cómo se produjo este fenómeno.


Te sugerimos: La NASA detecta asteroide que se acerca peligrosamente a la Tierra


Los más de dos mil  expertos de 19 diferentes países,  señalaron que la onda proviene del choque entre dos agujeros negros y sería la mayor captada hasta la fecha.

Por otro lado, indicaron que el choque entre los agujeros negros se produjo hace unos siete mil millones de años, antes que la formación del sistema solar y la Tierra, sin embargo, las leyes de la relatividad general, indican que este fenómeno es “imposible de explicar”.

“Este es el descubrimiento más importante en este campo desde que en 2016 se descubriera la primera onda gravitacional”, señaló uno de los científicos de LIGO, en Estados Unidos.

Por su parte, el físico  teórico de la Universidad de Valencia y colaborador de Virgo, Toni Font, señaló que todas las fusiones de agujeris negros y estrellas de neutrones, eran parte de lo todavía conocido.

“Hasta ahora todas las fusiones de agujeros negros y estrellas de neutrones que se habían captado eran sabor vainilla; gustaban a casi todos los físicos porque se correspondían con lo que era de esperar”



Temas: