Tristeza, miedo, enojo, cansancio, impotencia y quizá todo un cúmulo de sentimientos ya permeó el quehacer cotidiano del personal médico que atiende en México, a pacientes con coronavirus Covid-19.

A casi dos meses del primer reporte de contagio en el país, médicos y enfermeras luchan incansablemente desde diferentes frentes para atacar a la pandemia que afecta a todo el planeta, sin embargo, el tiempo ya transformó a algunos de ellos.


Te sugerimos: Jefa de enfermeras del IMSS abre Twitter para denunciar agresiones


“Estoy casada, cansada de que como enfermera haya médicos que me traten como idiota cuando el señor (médico) es imperfecto (...) cuando cometió un error y quiso culparnos a las enfermeras. Estoy cansada de ver cómo la gente se muere y no podemos hacer nada, prácticamente nada”.

Así describe una enfermera (quien prefirió no dar su nombre) la frustración que siente al ser víctima de maltrato de un médico anestesiólogo, al interior del hospital general Fernando Quiroz Gutiérrez del ISSSTE.

A través de Twitter, relató un día de atención a pacientes con la nueva cepa del virus, donde además de su lucha constante contra la enfermedad, se enfrenta al maltrato y vejaciones de algunos médicos.

“Estar dentro del área de Covid es una tortura”, comparte en entrevista la enfermera general egresada de la Escuela Nacional de Enfermería y Obstetricia de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y con con experiencia de 10 años en dicho nosocomio.

En la red social, contó la historia de un hombre de 48 años de edad  con síntomas de Covid-19, el cual llegó a ese centro de salud ubicado en la alcaldía Álvaro Obregón, muy cerca de la estación del Metro Tacubaya.


Te sugerimos: [CDMX-EDOMEX] Médicos que combatan Covid-19 tendrán transporte especial


A ese paciente lo intubaron, tenía fiebre de 42 grados, la cual nunca cedió al paracetamol. Procedieron a  pronarlo (técnica para cambiar la movilidad diafragmática y mejorar la ventilación respiratoria), “le puse medios físicos para control de temperatura”, sin embargo, su corazón dejó de latir a las dos de la tarde.

 

“El otro señor tenía 68, lo recibí muy mal, insuficiente, taquicárdico, me dijo que creía que iba a morir...y no estuvo equivocado”, lamenta en la publicación.

Al igual que el primer hombre, inició la intubación. En ese instante un anestesiólogo encargado de hacer el procedimiento, comenzó las agresiones contra ella, “un señor más prepotente y altanero”, describe.

 

“... A las enfermeras no nos baja de "pendejas e ineficientes", cerca de 5 enfermeras estuvimos presentes, dos de ellas al ver y escuchar la prepotencia del médico le contestaron de mala manera. Yo no, yo soy de las que permanecen calladas, pero creo que es momento de cambiar”.

Al final la atención falló, ella relata que ya no pudo contenerse, y al salir área junto a otra compañera decidieron a hablar con una de las doctoras encargadas. Contaron lo sucedido y le solicitaron ‘tomar cartas en el asunto’.

 La respuesta de su superior fue oportuna, pues les aseguró que nadie tenía derecho a tratarlas mal. Ante esto, dijo que junto con otras enfermeras ya están acordando emprender alguna acción para evitar agresiones contra ellas por parte de los médicos, aunque hasta el momento no han presentado alguna denuncia.

La trabajadora del ISSSTE mencionó que el comportamiento del anestesiólogo es común y no es la primera vez que ocurre. Ella dice entender el estrés que provoca trabajar durante una emergencia sanitaria como la actual.


Te sugerimos: Captan en VIDEO violentas agresiones a policías por pedir uso de cubrebocas


Calcula que en el hospital general Fernando Quiroz Gutiérrez, hay alrededor de 30 pacientes con Covid-19, a los cuales atienden sin problemas de insumos o saturación de camas, pues reveló que ya están ampliado un área del nosocomio para brindar mejor y mayor servicio.

-”El virus está fuera de nuestro poder”-

Cuando la enfermera terminó su turno y partió rumbo a su casa, estalló en llanto junto a una compañera, se cuestionaron ‘qué es lo que estaban haciendo mal’

 

“Ella me dijo (cuenta) que esto estaba fuera de nuestro poder, el Virus es más fuerte que nosotros”.

En casa, sus hijos la recibieron con una sonrisa y un abrazo, “quise llorar, pero busqué a mi mamá, y le conté todo, ella también lloró conmigo”.

 

“Estoy cansada de ver cómo la gente se muere y no podemos hacer nada, prácticamente nada”, expresa con impotencia.

Pero también teme contagiarse, por eso dice tomar las medidas sanitarias adecuadas. La profesional de la salud se considera un poco vulnerable en caso de contraer el virus, por ello controla con medicamentos su presión arterial y niveles de azúcar, pues mencionó que es propensa a desarrollar hipertensión y diabetes, factores de riesgo ante la pandemia, debido a la inmunodepresión que esos padecimientos provocan.


Te sugerimos: Clínicas privadas reciben pacientes de IMSS, ISSSTE e Insabi por Covid-19


Ella sólo pide igualdad en el trabajo, un trato digno entre médicos y enfermeras y sobre todo, respetar su trabajo.

Por Alberto Rivera

 






Temas: