Una mujer estadounidense ahogó a sus tres hijos, para evitar que el padre de los menores se quedara con la custodia y posteriormente -afirmó ella- abusara y los torturara de forma regular por el resto de sus vidas.

La homicida identificada como Liliana Carrillo, de 30 años de edad, sostuvo que sólo pretendía "protegerlos", por lo que antes de quitarles la vida "los abracé y los besé y me disculpé todo el tiempo [...] Amaba a mis hijos".

En una entrevista para un medio local de California, Estados Unidos, la mujer alegó que sus amigos y hasta su propio esposo le dijeron lo que sucedería con ella y su familia, "y todo estaba sucediendo tal como lo decían, por lo que no estaba dispuesta a entregar a mis hijos para que siguieran abusando".

Carrillo está detenida en la cárcel del condado de Kern. No obstante, por el momento sólo la están procesando por el delito de robo de vehículos y no por el homicidio de los menores, luego de que autoridades del condado de Tulare la arrestaron por cometer este ilícito mientras huía al norte de Los Ángeles el sábado 3 de abril, para terminar con su vida

Esa misma mañana, los niños fueron encontrados muertos por su abuela materna en su apartamento de Reseda.

En la entrevista, Carrillo dijo que condujo hacia el norte con la intención de buscar un acantilado y terminar con su vida, pero su auto se atascó en una zanja y por ello robó el vehículo de otras personas que intentaron ayudarla.

De acuerdo con los antecedentes del caso, Carrillo había logrado una orden de restricción temporal para ella y sus hijos, para que el padre de los niños no se acercase a ellos.

Sin embargo, Erik Denton -papá de los niños- había solicitado previamente una orden de emergencia para obtener la custodia de los niños alegando que la condición mental de su esposa comenzó a deteriorarse después del nacimiento de Terry, cuando mostró signos de depresión posparto.

La misma familia de Liliana Carrillo confirmó está versión, al indicar que ella "había perdido contacto con la realidad [...] tenía pensamientos suicidas [...] y aseguraba que era la causante de la pandemia de coronavirus".

"El sistema nos falló necesitábamos ayuda. Mi hermana necesitaba ayuda. Denton necesitaba ayuda y no la hubo", llegó a comentar  Javier Carrillo, hermano de la mujer.

Temas: