La leyenda del rock and roll, Jerry Lee Lewis, murió hoy a los 87 años, y dejó una herencia musical como uno de los músicos más influyentes y pionero del género estadounidense en la década de los 50.

Su característica principal durante su trayectoria, fue su fuerte presencia arriba del escenario además de sus dinámicos ritmos de piano, que ejecutaba con destreza.


Te sugerimos: Muere Agustín Ramírez, vocalista y líder de Los Caminantes


De acuerdo al comunicado emitido por la agencia AFP, ´The Killer´, como era conocido debido a su temperamento colérico y fiereza interpretativa, falleció de causas naturales en su casa de Memphis.

Considerado también como la última leyenda del rock and roll, rivalizó en la década de los cincuenta con grandes cantantes de la talla de Elvis Presley, Chuck Berry, Little Richard, Carl Perkins, entre otros.


Te sugerimos: 'Chabelo' regresa a la televisión en caricaturas y con bioserie


Lewis, quién nació en Ferriday, Louisiana, en 1935, fue el compositor de dos de las canciones más importantes de esa época: ´Whole Lotta Shakin´ ´Going on´, ´Breathless´, y sobre todo, ´Great Balls of Fire´.

"Lewis, quizás el último gran ícono verdadero del nacimiento del rock and roll, cuya combinación de blues, gospel, country, honky-tonk y representaciones teatrales crudas y contundentes conmovieron tanto a un joven Elvis Presley que lo hicieron llorar, ha muerto", escribió el publicista Zach Farnum.

ARM

 

Temas: