Ya llegó la época de las posadas. Si bien, oficialmente arrancan el 16 de diciembre, las fiestas en su honor ya comenzaron.

La tradición indica que debe haber ponche calientito, dulces, una piñata y el clásico cántico para “pedir posada”, pero la verdad es que con el tiempo se han convertido en un pretexto de reunión entre amigos o familiares, por que aquí te recordamos la historia de esta celebración de origen religioso.

Las posadas llegaron a México con la conquista española, cambiando la tradición de los aztecas.

Ellos celebraban en el mes de Panquetzaliztli (diciembre), la llegada de su Dios Huitzilopoztli. Esta celebración duraba del 6 al 20 de diciembre y consistía en colocar banderas en árboles frutales y estandartes en el templo principal.

Cuando llegaron los españoles, se establecieron las “misas de aguinaldo”, que se llevaban a cabo del 16 al 24 de diciembre en los conventos y atrios de las iglesias.


Te sugerimos: ¡ATENCIÓN! Un árbol de Navidad artificial contamina más que uno natural


En estos festejos, se leían pasajes y se hacían representaciones relacionadas a la Navidad. También a los asistentes se les daba pequeños regalos conocidos como “aguinaldos”.

A lo largo del tiempo, se agregaron más elementos como velas, luces de bengala y piñatas, y la gente las comenzó a celebrar en sus casas, lo que la iglesia permitió con el fin de difundir la tradición.

imagen-cuerpo

Existen reseñas que dicen que las posadas se llevaban a cabo de forma distinta por cada grupo social. La alta aristocracia no escatimaba en adornos, belleza y figuras para el nacimiento.

Vestían a los niños de ángeles con penachos de plumas blancas, collares, y túnicas de tela metálica con hilos de plata y de oro.

Mientras que, en los hogares de la clase media, se adornaba con heno, farolas de papel o vidrio, y se realizaba la celebración muy similar a las de hoy en día, con la diferencia de que al entrar los peregrinos después de pedir posada, rezaban.

Se obsequiaban cacahuates y frutas en canastitas de porcelana, que después cambiaron a ser de palma tejida y las adornaban con papel de china de colores.

 

imagen-cuerpo

Aunque actualmente muchas personas ya no celebran las posadas como eran antes y se han sustituido por fiestas como cualquier otra, éstos son los elementos que necesitas para hacer una posada tradicional.

  • Peregrinos
  • Libro de letanías
  • Velas
  • Colación
  • Silbatos
  • Canastas de papel o de palma
  • Piñata
  • Soga o mecate
  • Frutas o relacionados: cacahuates, mandarinas, limas, tejocotes, caña, etc.
  • Luces de bengala
  • Papel picado
  • Puedes servir a tus invitados ponche caliente, buñuelos y tamales

También puedes adornar tu casa con faroles de papel.

Cuando sea el momento de pedir posada debe haber dos grupos, al frente deben ir los Santos Peregrinos.

Al terminar, se reparte la colación en canastitas, además de las luces de bengala y los silbatos.

Luego de eso, será el momento de partir la piñata y compartir el ponche y los buñuelos y tamales con los invitados.

Temas: