Un diseñador de origen paraguayo y quien radica en Tulum, México, estafó y rompió con las ilusiones de una novia que anhelaba exhibir un vestido de ensueño el día de su boda.

A través de sus redes sociales, Pauli Arevalos contó la manera en la que Fernando Preda la defraudó, luego de que ella decidiera contactarlo para que le diseñara y creara su vestido, pero el resultado fue desastroso.

Su trágica historia comenzó a partir del 27 de agosto de 2020, cuando la chica, quien vive en Miami, Florida, contacta al reconocido modista y con una amplia trayectoria en el mundo de la moda, quien aceptó y de inmediato le realizó un boceto con el diseño del ajuar. 

En la propuesta, Fernando Preda explicó cada detalle incluyendo el costo, el cual era de dos mil 870 dólares, algo así como 58 mil pesos mexicanos, lo cual aunque le pareció algo elevado, no se opuso a pagar.


Te sugerimos: ¡Basta de fiestas clandestinas! CDMX alista ´PASE´ para reapertura de ANTROS


Con un anticipo de 250 dólares, el diseñador tuvo luz verde para comenzar a confeccionar la prenda el 12 de septiembre, todo marchaba bien en un principio -aparentemente-, pues a pesar de la distancia ambos se comunicaban por mensajes, en los cuales el uruguayo compartía los avances. 

Pauli contó que cada vez que le solicitaba un depósito, ella de inmediato lo realizaba, para evitar contratiempos. Sin embargo, a medida de que la fecha de entrega se acercaba, ella solicitó fotografías del avance, lo cual es normal, pero aquí empieza el problema, pues siempre había un problema para no enviarle nada. 

Posteriormente, resultó que dentro del presupuesto el diseñador no incluyó el precio del velo, pero como para todo hay solución, por la módica cantidad de 700 dólares, poco más de 14 mil pesos, podría adquirirlo con él, aunque en un principio lo pensó, finalmente y debido al presupuesto terminó por declinar la oferta. 

Las semanas pasaban y la chica casi terminó de pagar su vestido, pero sin poder verlo, cosa que ya le pareció sospechoso, inquietante y preocupante, pero esperó y por alguna extraña razón continuó confiando en Fernando Preda

Pasó Navidad y el ajuar aún no estaba listo, pues con el prestigio que tiene, también tenía otras responsabilidades y eventos que atender, así su clienta continuó dándole más tiempo. 


Te sugerimos: ¿Limpia de extorsionadores en Tepito? Matan al ´Chacal´; antes liquidaron a su cuñado y a su ex jefe


Con fotografías y mensajes esporádicos, Fernando Preda mantenía comunicación con Pauli, hasta que esta última se armó de valor y lo cuestionó sobre la demora, pues ya era febrero 5 y aún no recibía su vestido de bodas. 

Pero fue el 19 de febrero cuando le confirmó que ahora sí su vestido estaría listo para el 10 de marzo. No obstante,  para ´acelerar´ el trabajo, le pidió que le enviara el dinero querestaba, es decir, los 20 dólares. 

Aunque fue algo extraño que por casi 500 pesos no pudiera terminar el vestido, la joven pagó el restante, para evitar contratiempos. Sin embargo, el caos continuó, pues pasó la fecha establecida, y resulta que aún necesitaba ´detalles´.

En este punto, Pauli Arevalo comenta que ya deseaba que todo terminara, ya había perdido las esperanzas - y es que ¿quién no?, pero debemos reconocer la enorme paciencia y educación que tuvo- pero en ese momento le ordenó a Fernando Preda que ya tenía que entregarle su vestido sí o sí. 

Al borde de la desesperación, la chica aprovechó que una amiga viajó a México para que ella recogiera la prenda, pero resulta que surge otro problema, pues aparte de que debía pagar por la caja para guardarlo, tenía que pagar algunos gastos extra que surgieron de último minuto.


Te sugerimos: [VIDEO FUERTE] Padre e hijo motociclistas se impactan contra automovilista que se pasó el alto


Tras depositarle 200 dólares más, para el ´correcto´ embalaje, fue hasta el 22 de abril que recibió su producto, pero como ya lo imaginaba, todo un desastre. 

De entrada no había caja, el vestido se entregó en una funda para ropa, la cual ni siquiera era nueva, pues estaba toda sucia y manchada al igual que el ajuar, por lo que obviamente decidió reclamarle a ´Fer´. 

No obstante, no se resolvió nada y con el tiempo encima tuvo que acudir de emergencia a un ´outlet´ por un vestido, el cual aparte de ser más económico, le quedó perfecto. 

La historia de la mujer, ahora felizmente casada, se viralizó de inmediato en redes sociales, por lo que los cibernautas arremetieron en contra del diseñador, quien después de recibir cientos de mensajes en su contra se contactó con la afectada a quien aseguró le haría un reembolso. 

Pero si creen que todo quedó ahí, pues no, porque además del caso de Pauli, surgieron más denuncias de víctimas defraudadas por este hombre, a quienes les habría aplicado el mismo modus operandi.


Te sugerimos: Pasajera adolescente apuñala y asesina a conductora de Uber


Mientras tanto, en las redes sociales se ha iniciado una batalla entre los usuarios, debido a que algunos están a favor de la joven y otros la critican por confiar en alguien que no conocía. 

Si quieres enterarte de todos los detalles, aquí te dejamos el ´hilo´ de la historia completa. 

GLE.

Temas: