Elon Musk, fundador de Tesla, advirtió este lunes, que podría cancelar su intención de comprar la tecnológica si la red social no proporciona datos sobre cuentas falsas y spam.

A través de una carta, formalizó esta decisión que ya había manifestado a través de redes sociales, desde que anunció su intención de comprar Twitter en abril.

Sobre la mesa están los 44 mil millones de dólares que el hombre más rico del mundo ha prometido para cerrar la adquisición.

Según el comunicado, Twitter ha incurrido en un "claro incumplimiento material" de sus obligaciones y, por tanto, Musk se reserva todos los derechos para rescindir el acuerdo de fusión.

Este anuncio provocó que las acciones de Twitter cayeron un 5,5%, hasta un precio de 33,97 dólares por título, muy lejos de los 54,20 dólares ofrecidos por el magnate, señal de que los inversores confían cada vez menos en que la operación salga adelante.


Te sugerimos: En todo el mundo hay más de 700 casos de viruela del mono


Twitter había minimizado hasta ahora las repetidas advertencias de Musk de que el acuerdo estaba "en pausa", a la espera de obtener los datos para proseguir con las negociaciones.

A mediados de mayo, Musk anunció una primera "pausa temporal" para que la red del pájaro azul le proporcionase datos sobre el porcentaje de cuentas falsas, pero todo indica que "la empresa está ocultando los datos solicitados", lo que introduce una nueva variable en la que supuestamente iba a ser la operación del año: la mala fe.

Musk subraya que la dirección actual de Twitter está "resistiéndose y frustrando" la transferencia de información, lo que equivale a un "claro incumplimiento material" de los términos del acuerdo de compra.

Musk insiste en que la existencia de cuentas de spam o falsas en la red social se eleva al menos al 20% de su base de usuarios, frente al mínimo 5% que la firma de Palo Alto admite.

Musk reitera que necesita los datos para realizar su propio análisis de Twitter y que no cree en las "laxas metodologías" de la empresa.

Temas: