El sábado pasado,

Alexis Vega

tuvo una noche de ensueño. El delantero de las

Chivas

concretó

tres goles en el clásico tapatío

ante

Atlas

, luego de que no había podido concretar en las s

eis jornadas

anteriores que se habían disputado del

Clausura 2019

.



Ante la sequía, muchos se preguntaban si los 8 millones de dólares que había pagado

Chivas

a Toluca por su servicios habían valido la pena. Para su buena fortuna,  la jornada 7 fue perfecta para demostrar su calidad.



La carrera de Vega no ha sido nada fácil. En su estancia con los Diablos Rojos fue operado en tres ocasiones de la rodilla, se perdió meses, y muchos dudaban que cuando se recuperara pudiera volver en un buen nivel.



El atacante lo consiguió, y con los minutos que le daba Hernán Cristante superaba todos los malos momentos. A tal grado que un equipo de la jerarquía del Rebaño se fijó en él. El Apertura 2018 los reflectores se enfocaron en sus buenas actuaciones, y aunque no fue requerido para los amistosos que tuvo la selección mexicana en el último semestre del año pasado, tarde o temprano iba a vestir la playera verde.



La semana pasada lo hizo.  El nuevo entrenador Gerardo Martino lo llamó para entrenar en el Centro de Alto Rendimiento, y seguramente estará en los duelos amistosos de marzo.



La historia de

Alexis Vega

apenas comienza con la intensidad que él desea, pero antes de eso, tuvo que trabaja y sacrificarse para conseguir una oportunidad en el futbol.

Temas: