Era el medio día del 22 de junio de 1986. Las selecciones de Argentina e Inglaterra disputaban en el Estadio Azteca su pase a la semifinal por la Copa del Mundo de México ‘86. Ninguna la tenía fácil y los jugadores de ambas escuadras daban lo mejor de sí.

Lo inimaginable ocurrió al minuto 51, cuando los argentinos encabezados por Diego Armando Maradona intercambiaban la pelota para poder romper el ‘muro’ de la defensa inglesa que protegían Fenwick, Butcher y Sansom, la pieza clave para la jugada que seguiría.


Te sugerimos: Adiós al DIEZ; murió el astro del futbol, Diego Armando Maradona


En pase del 10 a Valdano, Samson se adelanta y de media tijera intenta despejar hacia atrás la pelota. No obstante, el intento se convierte en un perfecto error que aprovechó Diego Armando Maradona que con su metro 65 cm. de estatura se estiró cuan largo era para cabecear.

Pero la bola estaba aún más arriba de lo que él podía alcanzarla y fue ahí...


Te sugerimos: VIDEO | El día en que Maradona entrevistó a Chespirito: “Usted es mi ídolo”


“Cuando vi que la pelota iba por arriba, dije: 'no la alcanzo nunca, bajá por favor'. Y se me ocurrió una idea: meter la mano y meter la cabeza. Claro, cuando yo caigo, no entendía dónde estaba la pelota, y al mirar, la pelota estaba en la red.


“Y el boludo de ‘Checho’ me pregunta si lo hice con la mano. 'Callate la boca, boludo, y abrazame', dije. Ahí me empezaron a abrazar todos. Valdano también me dice: '¿No me digas que fue con la mano? Y le respondo lo mismo. 'Después te cuento, Valdano, dejate de hinchar las pelotas'”, confesó el mismo astro en un entrevista que tuvo con la AFA Play.

-Barrilete Cósmico-

El árbitro calificó de buena la jugada y justo ahí nació la famosa y polémica ‘Mano de Dios’

que le dio la ventaja a la albiceleste. Pero el glorioso momento se consagró aún más porque 4 minutos después (al 55’) Diego Armando Maradona deslumbró a todo el mundo con ‘el barrilete cósmico’.


Te sugerimos: Argentina decreta tres días de duelo nacional por muerte de Maradona


Arrancando desde la mitad del campo, el argentino gambeteó a cinco ingleses: Peter Beardsley, Peter Reid, Terry Butcher, en dos oportunidades, Terry Fenwick y al arquero Peter Shilton.

De esta manera y tras marcar dos de los goles más icónicos de la historia del futbol, Diego Armando Maradona se alzó como un ‘Dios’ tramposo, pero admirado y calificado como el mejor de todos los tiempos… aunque Edson Arantes do Nascimento, más conocido como ‘Pelé’, también ostenta ese título.

 

Temas: