La Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de México A.C. (AZCARM) interpuso una demanda en contra Eduardo Mauricio Moisés Serio, dueño del “Gran Santuario Mexicano Jaguar Negro-Tigre Blanco” (Black Jaguar-White Tiger) ante la Fiscalía General de la República (FGR) por abandono y maltrato animal.

Se trata de cientos de felinos de diversas especies, varias de ellas en peligro de extinción, entre tigres, linces, jaguares, panteras y leones de todas las edades, los cuales carecen de alimentación, por lo que necesitan atención médica urgente.

“Constituyendo un grave daño a nuestra biodiversidad y vida silvestre toda vez que existe evidencia de que muchos de los ejemplares bajo su custodia han muerto como consecuencia de dicho abandono”, señaló AZCARM a través de un comunicado.

La asociación asegura que recibió fotografías y videos de extrabajadores de la fundación que muestran que cientos de grandes felinos se encuentran en condiciones de abandono, sin alimento, sin cuidados médicos y sin espacios adecuados para su subsistencia.


Te sugerimos: Tiroteo en desfile por el 4 de julio en Illinois deja cinco muertos


“Muchos de ellos presentan heridas expuestas y diversos niveles de desnutrición. Incluso existen evidencias de que varios ejemplares ya han muerto de hambre y otros han perdido la vida al desangrarse por comerse y arrancarse su propia cola. De acuerdo con los terribles testimonios, algunos animales han sido sacrificados, mientras que otros han llegado a devorarse entre ellos”, apunta el documento.

Los extrabajadores señalan que la fundación reporta que tiene 400 animales, pero la mayoría a muerto y actualmente quedan alrededor de 100 ejemplares.

Además, señala AZCARM , las condiciones del lugar en donde actualmente habitan todos estos felinos no cuentan con el espacio vital para su libre desarrollo. Los materiales con los que están compuestas las jaulas no cumplen con las características necesarias para la protección de los animales ni de las personas que ahí laboran, y se observan nulas condiciones sanitarias.

Apoyo de la 4T

AZCARM indica que “la omisión del cuidado de estos cientos de ejemplares (en su sitio web señala que alberga 400 animales) constituye un grave daño a la biodiversidad y viola diversas normas administrativas, penales e internacionales sobre el manejo de vida silvestre de conformidad a lo dispuesto por los artículos 10, 11, 14 y 24 de la Ley Federal de Responsabilidad ambiental a la NOM-059-SEMARNAT-2010?.

Pese a ello, la actual administración le ratificó los permisos a este santuario omitiendo las condiciones evidentes de maltrato de los animales.

De acuerdo con la página oficial de Black Jaguar-White Tiger, su enlace con Gobierno de México es Héctor Ortega Celis, actual secretario particular del Secretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, Omar García Harfuch.

imagen-cuerpo

 

Ernesto Zazueta Zazueta, el presidente de la AZCARM, lamentó y condenó este grave delito contra la fauna silvestre e hizo un enérgico llamado a todas las organizaciones y activistas en pro del bienestar animal a levantar la voz.

Asimismo, informó que la AZCARM le ofreció de manera formal y por escrito a las autoridades ambientales apoyo para rescatar, trasladar, rehabilitar y dar un hogar a los felinos que aún queden con vida.

“El motivo que me lleva a distraerla de sus actividades es ofrecer nuestra ayuda económica, técnica y logística para llevar a cabo el rescate de ejemplares del PIMVS mal llamado Santuario Black Jaguar-White Tiger, el cual desde hace ya algún tiempo ha sido señalado por faltar repetidamente al trato digno y respetuoso de la fauna silvestre, sin que hubiera acciones contra este lugar, ya que no se habían presentado pruebas contundentes de maltrato”, se lee en la carta dirigida a Blanca Alicia Mendoza Vera, Procuradora Federal de Protección al Ambiente.

En tierras de Claudia Sheinbaum

Otra de las críticas a las autoridades es que el santuario Black Jaguar-White Tiger se encuentra ubicado en la alcaldía Tlalpan, donde la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, gobernó y vive.

En 2015, la Fundación Black Jaguar-White Tiger obtuvo el registro de parte de la Semarnat, cuando tenía una población de más de 300 felinos; sin embargo, más adelante lo perdió y tuvo que cambiar a los animales de lugar, que no contaba con los permisos ni las condiciones necesarias, además de que no cuentan con un plan integral para salvaguardar sus vidas.

Es de resaltar que la fundación ha recibido donativos, tanto nacionales como internacionales para el cuidado de los felinos; sin embargo, las pruebas demuestran que ese dinero no se ha ocupado para el fin que fue entregado.

Temas: