Por Bárbara Atayde


La caída de Chivas en su primer duelo en el Mundial de Clubes ante el Kashima Antlers de Japón, dejó en claro el mal momento que vive el conjunto desde hace año y medio. Después de ser campeones de Liga y Copa en el Clausura 2017, el cuadro rojiblanco no ha tenido buenos resultados.


En el Apertura 2017, Chivas concluyó la fase regular como décimo tercero con 18 puntos, por supuesto, no logró acceder a la Liguilla. En esa época todavía los dirigía Matías Almeyda, con quien habían conseguido títulos. Para el siguiente certamen la historia no cambió. Las Chivas ya habían dejado ir a elementos como José Juan Vázquez y Carlos Fierro. El Clausura 2017 concluyó con el cuadro tapatío en el décimo séptimo lugar con 15 unidades.


Más allá de estos resultados, luego de algunas diferencias con su directiva. Almeyda salió de la institución. José Saturnino Cardozo tomó las riendas, y aunque el Rebaño dio algunas señales en el Apertura 2018 de mejoría, ni fue así.


Para este torneo Rodolfo Cota ya se había ido a León, y en su lugar llegó Raúl Gudiño, quien ha tenido buenas actuaciones, y de no ser por su trabajo, seguramente el Guadalajara se habría llevado resultados más abultados en varios partidos.


Al final, de nueva cuenta se quedó fuera de la fiesta grande, ya que término como undécimo de la clasificación general con 20 puntos.


Incluso, hay que recordar que en los últimos 16 partidos que ha disputado en su estadio, solo le ha ganado al Necaxa 1-0.  Por lo que ni de local ha logrado intimidar al rival.


Así que, los malos resultados de Chivas deben analizarse más a fondo por parte de la directiva, que para el próximo certamen ya se han reforzado con elementos como Hiram Mier, Dieter Villalpando y Alexis Vega.

Temas: