El Instituto Politécnico Nacional (IPN) aseguró que que hay una alta probabilidad de que en los próximo dos meses se genere otra extensa nube de polvo proveniente del desierto del Sahara, como ocurrió en junio pasado.

Ángel Refugio Terán Cuevas, científico de la institución educativa, sostuvo que el planeta está en el periodo donde suelen presentarse este tipo de fenómenos atmosféricos y la intensificación de los vientos alisios puede provocar su llegada.

“Son fenómenos recurrentes que se han presentado a lo largo de la historia y que ahora son más visibles por el uso de las imágenes satelitales que disponen las naciones”, aseguró.


Te sugerimos: [VIDEOS] Densa nube de POLVO DEL SAHARA ya llegó a MÉXICO


En este tenor, el Director General del IPN, Mario Alberto Rodríguez Casas, afirmó que “el Politécnico como institución del Estado mexicano, ha sido capaz de adaptarse a los cambios del entorno, para aportar soluciones a los diversos problemas que enfrenta nuestro país”.

Por su parte, Terán Cuevas explicó estos fenómenos de nubes de polvo se han registrado desde siempre, simplemente la circulación de vientos es la que se intensifica y conlleva a que se transporten estas partículas hacia otras partes del mundo.

imagen-cuerpo


Te sugerimos: [FOTOS] Así se ve la nube de arena del Sahara que llegó a Monterrey


En el caso de polvo proveniente del desierto del Sahara atravesó todo el Océano Atlántico y, por su intensidad, impactó en islas del Caribe, una parte del Centro y Sudamérica, además del sur de los Estados Unidos.

El profesor e investigador del Centro Interdisciplinario de Investigaciones y Estudios sobre Medio Ambiente y Desarrollo (CIIEMAD) subrayó que estas nubes de polvo se han registrado por los vientos “alisios” que vienen del este y se intensifican en los meses de junio a agosto.

Soplan, dijo, entre los trópicos y parten de zonas subtropicales de alta presión con rumbo a regiones ecuatoriales de baja presión.


Te sugerimos: [ATENCIÓN] La densa nube de polvo del Sahara cubrirá el LUNES estos estados


Comentó que las nubes de polvo no siempre llegan a territorio firme, sino que en algunos años sólo alcanzan a llegar al océano y en esta ocasión la nube de polvo del Sahara viajó desde África a México y recorrió aproximadamente 10 mil kilómetros.

Afortunadamente la resolución de los satélites que hay en la actualidad se mejoró bastante con el satélite meteorológico GOES-16, cuya repetición de imágenes es cada cinco minutos, nos permitió monitorear la trayectoria de esta nube de polvo desde su origen hasta su desplazamiento en el Océano Atlántico.

Hay que recordar que del 20 por ciento de flujo de arena que se provoca en el Sahara, solamente un 4 por ciento es el que se deposita en el Atlántico o llega a transportarse hasta el continente americano, abundó.

 


Temas: