Cepillarse minuciosamente los dientes y el uso regular de hilo dental reduce el riesgo de contagio por coronavirus Covid-19.

José Agustín Zerón, experto en salud bucal, explicó que la cavidad oral es un reservorio de miles de especies microbianas, no sólo bacterias, sino también hongos, arqueas, incluso virus, como el SARS-CoV-2 que da origen a la Covid-19.

La Revista de la Asociación  Dental Mexicana -Revista ADM 2020; 77 (2): 58-61-, publicó que el SARS-CoV-2 es un virus oral y respiratorio, y se trasmite por las gotas de saliva que se vierten al hablar, toser, gritar, hablar y susurrar, así como al estornudar e incluso, roncar y respirar.

Es por ello que es necesario tener una higiene oral adecuada, puesto que el contacto con microgotas respiratorias (médicamente se le conoce como gotitas de Flügge) es muy riesgoso.


Te sugerimos: [VIDEO] Dentistas, el otro sector en riesgo por Covid-19


¿Cómo hay que cepillarnos?

La Dental Health Fundation recomienda que todos en casa nos lavemos los dientes de la siguiente manera:

  • Al despertar.
  • Después de cada alimento (desayuno, comida y cena).
  • Antes de irse a la cama a dormir.
  • Al llegar a la casa después de andar en la calle, de visitar un hospital, a los familiares o de regresar del trabajo o de cualquier otra actividad fuera de casa.
  • Para los bebés o niños que aún no aprenden a escupir se les deben limpiar los dientes con una gasita o cepillos «dedales», estos son especiales para que los papás limpien a diario los dientes de sus hijos.

"También hay que evitar darle bebidas endulzadas al bebé (especialmente antes de dormir) para evitar que los azúcares fermentables sean usados por las bacterias productoras de la llamada ‘caries del biberón'», indica Zerón.


Te sugerimos: ¿Tienes acné por usar cubrebocas? Aquí te decimos cómo evitarlo


Recomendaciones si tienes Covid-19

  1. Es importante que jamás estés acompañado al momento de lavarte la boca. Es decir, debes estar solo en el baño. Nunca compartas los cepillos dentales, especialmente cuando estás enfermo.
  2. Lávate las manos antes y después de cepillarte los dientes.
  3. No escupas con fuerza, pues salpicarás algunas zonas que puedas compartir con tu familia. O te puedes ensuciar tú mismo el rostro; en lugar de escupir sólo deja caer el contenido de tu boca directo en la coladera.
  4. Genera una rutina: entra al baño, cierra con seguro. Lávate las manos, lava tu boca: encías, dientes, muelas, cara interior de las mejillas y lengua. Enjuaga tu cepillo, no escupas con fuerza, usa el hilo dental, enjuaga tu boca nuevamente, lava tu cara con agua y jabón, sécala con una toalla de papel y tírala al excusado o en un bote de basura con tapa. Lava el lavabo y sécalo, enseguida lávate las manos, sécalas con una toalla de papel que deberás tirar al excusado también o en el bote de la basura. Sal del baño con un tapabocas limpio.
  5. Después de cada uso, desinfecta tu cepillo dental con dos gotas de cloro y agua tibia, colócalo en posición vertical, sin que esté cerca de los otros cepillos dentales de la familia.
  6. La pasta dental no debe compartirse y recuerda que los ingredientes de este producto de higiene son ciertos detergentes que ayudan limpiar efectivamente la cavidad oral. No necesitas usar otro tipo de jabón o líquido desinfectante, puesto que puede lesionar tu boca.
  7. Cambia tu cepillo de dientes después de que te den de alta, para que no vayas a tener contaminación cruzada. Deshecha tus cepillos dentales e hilo en una bolsa de plástico cerrada.

Información de Guadalupe Camacho, BBmundo

Temas: