Desde hace unas semanas, el grupo de hackers Anonymous ha sacado a luz información sobre presuntos actos de corrupción por parte del Gobierno de los Estados Unidos y una red de trata de menores, y ahora revela datos sobre la muerte de Diana de Gales.

Según la cuenta OpDeathEaters, que reapareció tras el asesinato de George Floyd, la ex esposa del príncipe Carlos habría sido asesinada por la realeza británica en agosto de 1997 y que no fue un accidente, tal y como afirmaron las autoridades.

De acuerdo con lo detallado por Anonymous, la muerte de la princesa Diana no habría sido provocada por un accidente, tal y como aseguraron las autoridades en aquel momento, sino que la realeza habría decidido quitarle la vida para impedir que revelará los casos de corrupción y tráfico sexual de niños que supuestamente involucran a la familia real.


Te sugerimos: Mick Jagger y otros famosos vinculados con la red de trata de J. Epstein


En el escrito de Anonymous, que fue borrado posteriormente aunque 'cazado' y traducido por varios usuarios de redes sociales, se afirma que tendría grabado el testimonio de un miembro del personal de la Casa Real que habría sido víctima de violación por parte de un ayudante personal del príncipe Carlos.

Al parecer Lady Di tenía pruebas sobre situaciones de abuso sexual relacionadas con la corona inglesa, un escándalo del que la monarquía probablemente no se recuperaría.

Asimismo, Anonymous acusa a la familia real británica como colaboradora de figuras como Donald Trump y Naomi Campbell para la creación de estas redes de tráfico de menores.

Al final de su vida, Diana y el empresario egipcio Dodi Al-Fayed y comenzaron una intensa relación que fue seguida por la prensa internacional.

Según los representantes de Al-Fayed, la pareja se comprometió y pensaba casarse antes de que ambos murieran en el accidente de auto en París.

El 31 de agosto de 1997 la princesa y el empresario huían de los paparazzi cuando el auto en el que viajaban chocó. En la unidad también viajaban el conductor, el agente de seguridad Henri Paul y el guardaespaldas, Trevor Rees-Jones, único sobreviviente del choque.

Temas: