El equipo de Tigres femenil dió el primer manotazo para llevarse el título y se mostró muy superior a las Rayadas llevándose la ventaja por la mínima... que pudo ser mayor, pero las decisiones arbitrales les jugaron en contra.

Una falta dentro del área que parecía penal y un gol mal anulado generaron la polémica en este juego de la final de ida del Guardianes 2020, en el Estadio BBVA.

La primera jugada discutida fue al minuto 18, cuando un pase largo fue peinado fuera del área y le cayó en los botines a la delantera Stephany Mayor, quién mientras se perfilaba para acomodarse, recibió un empujón entre la cadera y la pierna en el estirón de la atacante rival, Desiree Monsiváis.


Te sugerimos: ¡VAMOS! Disputará Tigres femenil su quinta final consecutiva


La árbitra debutante en finales, Francia María González, marcó un fuera de lugar de una jugada universitaria que se encontraba en el área, pero que no tuvo intervención en la jugada.

Y en la segunda parte, al minuto 55, el cuerpo arbitral anuló el gol de cabeza de Katty Martínez, también por un supuesto fuera de lugar, el cual fue inexistente pues la jugadora arrancó apenas por detrás de la defensiva Rayada.

Tigres femenil probó por todas las formas a la portera Rayada, con disparos fuera del área, con centros por los costados, pases filtrados, segundas jugadas y que Alejandría Godínez supo controlar con cierta facilidad.


Te sugerimos: Cristiano Ronaldo ganó la partida a Lionel Messi; Juventus lidera


Pero la arquera pagó caro su único error del encuentro al 61. Atajó mal el cobro colocado de Jacqueline Ovalle por una falta, y a pesar de parecer tener controlado el esférico, se le escurrió entre las manos para acabar por ingresar a su portería.

Las universitarias demostraron por qué son las mandamás del torneo y dominaron a placer el desarrollo del juego, el control del balón, estiraron el terreno de juego y por casi todo el duelo estuvieron en la cancha de su rival.

La mediocampista Natalia Gómez Junco tuvo más oportunidades de disparo, a los que se sumaron al menos unas 2 más cercanas, una que la delantera Katty Martínez solo abanicó en el área chica al minuto 11; y un par de Ovalle, un cabezazo que cruzó demasiado al 22 y una más al 93, que se pasó apenas por encima de la portería.

La suerte les favoreció a las locales, pero no podrán confiarse para el partido definitivo de vuelta el lunes a las 19:00 horas en el Estadio Universitario, donde definirán a las campeonas del Guardianes 2020.

Temas: