La Ciudad de México alberga grandes tesoros arquitectónicos. El uso de ladrillo en muros y pilares, los arcos, que son conocidos como alfiz y la implementación de ornamentos ajedrezados son algunas de las características de las construcciones con estilo árabe.

Igualmente, estas edificaciones destacan por su complejidad técnica, cubierta de cerámica, mosaicos o azulejos, piedras esculpidas o mármoles tallados, además de la repetición de texturas. Las figuras geométricas tienen un protagonismo total en la arquitectura árabe.

Pero, ¿Sabes dónde encontrarlas? Aquí te contamos los detalles, para que en un tiempo libre o fin de semana vayas a visitarlos, quedarás maravillado admirando la probadita de cultura árabe que dan a la CDMX estas construcciones. No olvides tomar muchas fotos.

Casa de los Azulejos

Ubicada en el Centro Histórico de la Ciudad de México, en el corredor de Madero, es también conocida como El Antiguo Palacio de los Condes del Valle de Orizaba.

Esta construcción data del siglo XVI, y ha sido testigo de importantes acontecimientos como la entrega de las llaves de la ciudad a Agustín de Iturbide en 1821.

Aunque este sitio es popular por sus azulejos de talavera, tiene una clara influencia árabe. El patio central tiene un estilo mudéjar, que combina los estilos de construcción occidentales y musulmanes.

Además, la ornamentación de los muros recuerda el estilo del Medio Oriente. Este emblemático edificio del centro de la ciudad fue declarado Monumento Nacional en 1931.

imagen-cuerpo

Ex Convento de la Merced

Esta construcción data del siglo XVII y es uno de los escasos testimonios que aún quedan del estilo mudéjar, ya que estuvo a punto de desaparecer en 1862, cuando el templo se demolió por las Leyes de Reforma.

Solamente sobrevivió el claustro, que ha pasado por varios usos (bodega, cuartel, pulquería, escuela y casa del pintor Dr. Atl) hasta que se convirtió en Hemeroteca Virreinal.

Luego sería el Centro Nacional de Indumentaria, Diseño Textil y la Música, pero el proyecto no se concretó.

El estilo árabe de este sitio se manifiesta principalmente en sus columnas, la ornamentación de sus arcos y sus relieves. Se encuentra en República de Uruguay, 170, en el Centro Histórico.

imagen-cuerpo

Kiosco Morisco

Se han convertido en uno de los sitios más representativos de Santa María la Ribera.

Fue diseñado por el ingeniero José Ramón Ibarrola para el Pabellón de México, en la Exposición Nacional de Nueva Orleans 1884-1885. Luego de participar en la muestra y recorrer varios puntos de Estados Unidos, la estructura fue instalada en la Alameda de la Ciudad de México.

Sin embargo, en 1910 Porfirio Díaz lo trasladó hasta su ubicación actual, ya que instauró en su lugar el Hemiciclo a Juárez.

En su estructura destacan la forma de sus arcos, la ornamentación de sus paredes y la cúpula central, así como su mezcla de colores vibrantes. Fue nombrado Monumento Artístico de la Nación por el Instituto Nacional de Antropología e Historia en 1972.

Se encuentra en Alameda de Santa María la Ribera, en la Alcaldía Cuauhtémoc.

imagen-cuerpo


Te sugerimos: 10 estaciones del Metro CDMX que llevan a románticos lugares gratuitos de CDMX


Museo Archivo de la Fotografía

La sede de este espacio cultural fue construida en 1850, en el predio de Mayorazgo Chávez, que al principio abarcó una parte de las actuales calles de Guatemala y República de Argentina.

Este edificio fue sido sometido a numerosas adaptaciones en sus primeras décadas, pero la última de sus modificaciones más significativas ocurrió entre 1755 y 1756 y desde ese entonces la edificación ha permanecido intacta.

En 2006 la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México lo asignó como Museo Archivo de la Fotografía. Su estilo mudéjar con colores vivos y detalles geométricos, han hecho que a esta construcción se le conozca como Casa de las Ajaracas.

Se encuentra en Guatemala 34, en el Centro Histórico.

imagen-cuerpo

Palacio Postal

Este impresionante recinto se encuentra a un lado de Palacio de Bellas Artes. Conocido como Quinta Casa de Correos, fue diseñado por Adamo Boari en el siglo XX durante el Porfiriato.

Es uno de los edificios más importantes y emblemáticos del país. Su estructura es de diseño ecléctico y sorprende su mármol italiano, herrería de bronce y domo de cristal.

Se suman elementos del gótico isabelino, una entrada en pan coupé con un reloj alemán, además de que cuenta con uno de los primeros elevadores que se instalaron en México.

Desde la fachada se alcanzan a ver los arcos árabes o alfices que adornan las ventanas de la planta baja. Igualmente, en los pisos superiores hay columnas ornamentadas con el estilo arquitectónico árabe.

imagen-cuerpo


 

Temas: