El riesgo de un accidente en al menos cinco líneas del Sistema de Transporte Colectivo Metro es latente.

Esto debido a que a más de un año y medio de que se quemara y consumiera el Puesto Central de Control (PCC) que permitía controlar en tiempo real los trenes en las Líneas 1, 2, 3, 4, 5 y 6, los conductores, controladores y reguladores carecen de un sistema tecnológico que les permita saber de manera oportuna en dónde está cada tren y la comunicación entre estos tres eslabones fundamentales en la operación del Metro presenta fallas graves.

Tras el incendio, ocurrido el 9 de enero de 2021, la entonces directora del Metro, Florencia Serranía, prometió un nuevo sistema para sustituir al PCC, llamado de Telemetría, sin embargo, esto no se ha convertido en una realidad en el día a día.


Te sugerimos: SEIS líneas del METRO sin servicio INDEFINIDAMENTE por fuerte incendio


Incluso aseguró que la seguridad en la operación de los trenes del Metro se basaba en una triada de elementos: Pilotaje Automático, Telemetría Metro y el Sistema Tetra, pero, de acuerdo con los trabajadores, precisamente esa triada es la que presenta las principales fallas.


De las declaraciones a la realidad

El Big Data conversó con trabajadores y conductores, quienes confirmaron que el control de los trenes en estas cinco líneas del Metro -ya que la Línea 1 está en proceso de remodelación- es casi a ciegas, ya que el seguimiento es prácticamente manual y con muchas fallas en el sistema de radiocomunicación, lo que incrementa la posibilidad de un riesgo humano.

Explicaron que el PCC, a pesar de ser un sistema análogo, permitía:

  • Conocer en tiempo real el avance de los trenes
  • Conocer la velocidad, número y posición de cada tren
  • Controlaba las señalizaciones que avisaban a los conductores, en tiempo real, si debían avanzar, parar, ir lento o acelerar.
  • En caso de incidente, el regulador tenía un botón para cortar la corriente eléctrica en toda la línea de forma inmediata


Pero desde enero de 2021 a la fecha, nada de esto es posible. El monitoreo y regulación de los trenes en las Líneas 2, 3, 4, 5 y 6 se hace mediante el sistema de radiocomunicación Tetra, donde el conductor se comunican mediante un radio con el regulador para indicar su ubicación, quien a su vez la coloca en un tablero ¡manual!

En un video al que tuvo acceso El Big Data se observa cómo algunos reguladores siguen manejando el tráfico con fichas hechas a mano sobre un mapa dibujado en papel blanco, lo cual hace que el control de los trenes sea impreciso.

“Existe mucha incomunicación porque fallan los radios, luego no emiten o no reciben la comunicación, hay interferencias y eso hace muy difícil una conexión al momento, en tiempo real como se tenía antes”, explicó un conductor de la Línea 3, quien prefirió omitir su nombre.

Los trabajadores indicaron que ante estas fallas con los radios, y que las señalización que manejaba mediante el PCC está inservible, optan por llamar al conductor por celular, lo cual también hace que la comunicación sea lenta, pues dependen de que tanta señal haya.

Esto significa que pueden pasar segundos o hasta minutos para conocer la ubicación de los trenes o dar una instrucción a los conductores, lo cual, por la velocidad de los trenes, podría generar un accidente, ya sea un alcance de trenes o como el ocurrido hace unas semanas en la estación Tacuba de la Línea 2, donde el Inspector Jefe de Estación murió arrollado mientras se encontraba en vías, debido, según reportó el SCT Metro, a una falla precisamente de comunicación entre el regulador y la conductora del tren.


Te sugerimos: [VIDEO] Trabajador del Metro muere en las vías mientras atendía un corto; el GobCDMX lo oculta



Los trabajadores consultados señalaron que  PCC contaba con una serie de sistemas que permitía a los reguladores recurrir a otro si alguno fallaba, incluso si la radiocomunicación tenía fallas, ellos podían indicarle al conductor que se detuviera mediante la señalización, la cual no funciona desde el incendio.


Los retrasos en el servicio

Estas fallas en la comunicación, sumadas a una falta de mantenimiento de los trenes, también son el origen de algunos de los retrasos importantes en el servicio.

Y es que los trenes del Metro funcionan mediante un sistema de pilotaje automático, el cual permite el avance, frenado, apertura y cerrado de puertas, entre otros, pero varios de ellos presentan una “perdida de programa”, que de acuerdo con los conductores, significa que un tren se detiene y no se puede mover, porque precisamente no hay un programa que lo alimente, que le indique qué hacer.

Esto se debe a una falta de mantenimiento y eso implica que el conductor deba reportarlo para que le autoricen "degradar conducción", que es quitar el pilotaje automático y manejarlo manualmente, pero ese procedimiento también se hace a través de la radiocomunicación Tetra, y debido a las fallas mencionadas, los conductores tardan hasta 5 o 10 minutos en mover el tren, lo que va retrasando todo el servicio en la línea.

“A esto súmale otro tipo de averías en los trenes, los usuarios que no te dejan cerrar puertas, la activación de palancas de emergencia, los cortos y la propia afluencia, todo eso va retrasando el servicio”, agregó uno de los conductores entrevistados.

Trabajadores del Metro dijeron a esta casa editorial que la falta de inversión por parte del Sistema de Transporte Colectivo al mantenimiento y nuevos sistemas está provocando problemas desde cosas simples como el aire acondicionado en los trenes, hasta el funcionamiento correcto de todo el sistema, lo que incluso ha cobrado vidas humanas.