En las elecciones del próximo 6 de junio participarán como candidatos celebridades del espectáculo y del deporte, entre éstos, varios enmascarados, lo que representa un riesgo para la ciudadanía en caso de su eventual victoria, de acuerdo a Armando Maitret Hernández, ex magistrado presidente electoral de la Sala Regional de la CDMX .

Ante falta de lineamientos en la ley donde se establezcan reglas para conocer plenamente a los candidatos partidos políticos aprovechan estos ‘vacíos legales’ para contender, ganar votos y eventualmente mantener su registro con la ayuda de estas celebridades.

Tal es el caso del partido Redes Sociales Progresistas (RSP), el cual está postulando a los luchadores Tinieblas, para la alcaldía Venustiano Carranza; Carístico (antes Místico) por Cuauhtémoc y Blue Demon Jr. en Gustavo A. Madero. 

“El problema que veo en este escenario, es qué pasa si ganan, pues en este caso, debe haber un vínculo entre la ciudadanía y el individuo al que votaron”, indicó el experto electoral.


Te sugerimos: Partido RSP nombra a ‘Tinieblas’ su coordinador en Venustiano Carranza


En entrevista para El Big Data, consideró que este tipo de postulaciones es inédita y sobre todo un asunto delicado, pues detrás de la máscara podría estar despachando cualquier persona, a fin de salvaguardar la identidad de su personaje en el ring, lo que no generaría ninguna certeza ni confianza de quién esté gobernando o esté integrando un órgano legislativo.

“¿De verdad estaríamos dispuestos a que nos gobierne una máscara y no saber quién está detrás de ella? Cualquier persona se puede poner esta máscara de los personajes y, cómo saber que es la persona votada o es alguien que está suplantando al gobernante”, advirtió.

En este sentido, agregó que esta situación representa una dificultad muy grave y muy delicada en materia de ejercicio del derecho y del poder.

“Estos candidatos podrían cometer algún delito detrás de una máscara, incluso para estos mismos ciudadanos sería peligroso tratar de gobernar manteniendo su identidad”.

Atracción de simpatías

RSP es un partido de reciente creación y obtuvo su registro en octubre de 2020, tras la revocación del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) a la determinación del Instituto Nacional Electoral (INE) para impedirle participar en las elecciones de junio.

En la búsqueda de votos, el dirigente de RSP en la CDMX, Pedro Pablo de Antuñano decidió postular  a los populares gladiadores enmascarados, en lugar de perfiles con conocimientos de políticas públicas.

El investigador electoral César Astudillo consideró que la clase política del país está muy desprestigiada, y por ello los institutos políticos buscan “lavar caras” y optan por “personajes que les garanticen votos y eso es totalmente válido.”


Te sugerimos: RSP se declara listo para 2021; "crimen votar por los mismos" : dirigencia


En entrevista para esta casa editorial, el especialista resaltó la necesidad de los partidos nuevos por cooptar adeptos para mantener el registro que exige la ley.

“Los partidos nuevos tienen que pasar estas elecciones con el porcentaje de votos que requieren en la legislación para que puedan permanecer, en ese sentido están buscando ese tipo de candidatos”, agregó.

Si bien, el hecho de portar máscara es parte de la personalidad de estos luchadores y en gran medida lo que los hizo famosos entre la sociedad, podría generar la duda de a quién se está eligiendo y ante una eventual victoria, saber quién es el gobernante.

¿Qué dice la ley electoral?

Al momento del registro de estos candidatos, el Instituto Nacional Electoral (INE) exigió quitarse la máscara para conocer sus rostros; sin embargo, los votantes no tendrán este ‘privilegio’, pues no existe impedimento alguno en la ley.

Con 35 años batiéndose en el cuadrilátero y 54 de edad, Blue Demon Jr. intentará encabezar la alcaldía de Gustavo A. Madero. El luchador ha declarado a varios medios de comunicación que nunca mostrará su rostro, al considerar que sólo lo hará ante las autoridades correspondientes y no ante la ciudadanía a pesar de que se lo exijan.


Te sugerimos: INE da registro a Redes Sociales y Fuerza Social como partidos políticos


La Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales establece en el artículo 238 los lineamientos a cumplir por parte de los aspirantes a cargos públicos.

En la solicitud de registro de candidaturas, los interesados deben incluir:

a)  Apellido paterno, apellido materno y nombre completo

b)  Lugar y fecha de nacimiento

c)  Domicilio y tiempo de residencia en el mismo

d)  Ocupacio´n

e)  Clave de la credencial para votar

f)  Cargo para el que se les postule

Además, dicha solicitud deberá acompañarse de la declaración de aceptación de la candidatura, copia del acta de nacimiento y del anverso y reverso de la credencial para votar.

“La legislación electoral ha ido cada vez abriéndose (más) y no solamente dice que tengan que poner el nombre de pila para efectos de la identificación en la boleta, también algunos asuntos que en su momento lleguen al tribunal electoral, cada vez se ha ido flexibilizando para que al margen del nombre de pila que debe ir ahí, pudiera asociar el apodo”, señaló César Astudillo.

La verdadera identidad de los luchadores candidatos podría quedar revelada al requerir para su registro dichos datos personales y, de cara a las campañas electorales, queda la duda sobre cómo aparecerán en la propaganda, con el rostro cubierto y/o con el nombre artístico o el oficial.

En el artículo 266 de la mencionada ley, referente la documentación y el material electoral, no se prohíbe usar motes o mostrar el verdadero rostro de los candidatos en la propaganda.

Astudillo no considera riesgoso votar por los luchadores postulados, incluso mencionó que estos personajes son más conocidos que otros candidatos con amplia trayectoria política.

“Aun cuando votamos, sabedores de los nombres de los candidatos, la ciudadanía no los recuerda, los enmascarados serán más reconocibles. Serán imanes que pueden jalar muchas simpatías, lo que no significa que al final sean triunfadores”, acotó el especialista.

En caso de un eventual triunfo de Blue Demon Jr., Carístico y/o Tinieblas, advirtió “que sepan hacer política o conozcan el alcance de las leyes es otra cosa”, sin embargo, su postulación “es perfectamente válida”.

 


Te sugerimos: [VIDEO] YERNO de Elba Esther BAILA y CANTA FELIZ por su NUEVO PARTIDO


El académico consideró que si la sociedad mexicana tuviera más madurez política, podría exigir conocer el rostro de estos candidatos enmascarados, desgraciadamente, apuntó, aún falta mucho para eso en el país.

Sin embargo, para Armando Maitret, Redes Sociales Progresistas se está aprovechando de dos cosas: “sacan ventaja, pues es un partido de nueva creación que buscan votos, se suben en la fama de estos personajes populares en nuestra ciudad y en México. Son estos personajes los que le van a regalar parte de su prestigio a un partido político que está naciendo para poder mantener su registro”.

Ante esto, el ex magistrado recalcó la diferencia entre persona y personaje, pues como lo estipula la Constitución y la ley electoral, se vota al ciudadano elegible no a alguien ficticio con un sobrenombre.

“Estas personas dicen que no está prohibido y por tanto, nos corresponde el derecho de ser postulados así y que no se revele nuestra identidad. Hay un problema jurídico y un error en cómo lo conciben, porque el derecho a ser votados no es absoluto, tiene que hacerse de acuerdo con las reglas”, señaló.

El también catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) coincide con César Astudillo, al reconocer que los luchadores son extraordinarios candidatos, “muy carismáticos, la gente los quiere y muy probablemente le pueden redituar votos al partido”.

Lo anterior, aseguró, debido a la urgencia de la población por tener superhéroes que nos protejan, además, ciertas clases necesitan un liderazgo como ellos, pues “son personajes de trabajo, de esfuerzo, nadie les regala nada”, aunque siempre existirán los riesgos de suplantación de personalidad en el ejercicio del gasto y las responsabilidades que lleva el servicio público.

Temas: