Para los paramédicos del 911 en la Ciudad de México, el traslado de pacientes graves de Covid-19 puede tardar varias horas, lo que a su vez demora el servicio de ambulancias.

El Big Data platicó con paramédicos de esta área, quienes narran que incluso en los momentos más críticos del mes de diciembre y enero, cada ambulancia sólo podían trasladar entre 5 y 10 pacientes en un lapso de 24 horas.

"Muchas veces hemos sufrido agresiones o la molestia de la familia, pero no es que no queramos llevar a su familiar a un hospital, si no que no podemos, pero ellos no comprenden que no es cuestión de nosotros como paramédicos", narró Juan N, paramédico del 911, quien pidió ser llamado así.

Y es que el proceso no sólo consiste en llegar por el paciente y llevarlo al hospital, los paramédicos deben seguir un protocolo para poder encontrar un espacio para la persona, de lo contrario los hospitales no los reciben.

El primer paso es llamar al Centro de Regulación de Urgencias Médicas de la Secretaría de Salud donde les dan el folio que obligatoriamente deben entregar al llegar, y el cual se otorga dependiendo los síntomas del paciente.

"Marcamos al Centro Regulador para decir los síntomas del paciente, y esa llamada nos puede tomar de 10 minutos hasta 2 o 3 horas, ya que no siempre nos enlazan de forma rápida, depende de la demanda que haya y ellos a su vez se coordinan con los hospitales Covid para saber los lugares disponibles", agregó Juan N.

Una vez concluida la llamada, los paramédicos deben esperar a que el Centro Regulador les devuelva la llamada con el número de folio correspondiente, lo cual puede tomar también de minutos hasta 3 horas.

"Entendemos que la familia se comienza a poner nerviosa, sobre todo si su paciente está muy grave, pero no podemos hacer nada, pues sin ese folio no los reciben en los hospitales, pero ellos no nos creen, incluso nos han tocado casos donde agreden a nuestros compañeros", señaló David Escamilla, otro paramédico del 911.


Te sugerimos: [PARTE 1] El riego de ser paramédico en tiempos de Covid-19; son primer contacto y sin vacunas


Los paramédicos entrevistados por esta casa editorial señalaron que, incluso en ocasiones, una vez que llegan al hospital asignado el paciente no es ingresado de manera inmediata, por lo que deben esperar con la persona en la ambulancia.

El problema es que las ambulancias cuentan con dos o tres tanques de oxígeno pequeños, por lo que no pueden mantener por mucho tiempo a una persona que requiera altos flujos de oxígeno.

"Depende del paciente, pero podemos mantenerlos 2, 3 horas o quizá un poco más, dependiendo la demanda que tenga de oxígeno", indicaron.

A partir de diciembre aumentaron las llamadas al 911, por lo que los paramédicos no se daban abasto, y reconocen que si el paciente estaba muy grave fallecía en su casa o incluso en la camilla de la ambulancia, pues había asignaciones de pacientes que les llegaban un día después de que la familia había solicitado la ambulancia.

"Cuando llegamos y vemos que el paciente está muy grave, nosotros les explicamos a los familiares lo que puede ocurrir, y también les hacemos saber que, una vez que los ingresamos a las cápsulas de traslado, la orden es no abrirla, así que no podemos dar reanimación por el riesgo de contagio para el personal de salud", detalló el paramédico David Escamilla.

Pese a esas medidas y que son equipados con los aditamentos necesarios como son trajes, guantes, caretas, cubrebocas y demás, varios paramédicos se han contagiado y otros más han perdido la vida.

"Hay miedo de contagiarnos, tratamos de cuidarnos, pero ya hemos perdido a varios compañeros", agregó Escamilla.

¿Cuándo se debe llamar a una ambulancia?

Conociendo estas condiciones, los paramédicos recomiendan a las familias monitorear constantemente a su paciente, y cuando presente 80 o 70% de saturación en la oxigenación aún con altos flujos de oxígeno (con tanque), es momento de llamar a la ambulancia.

Esto con el objetivo de que tenga más posibilidades de ser atendido sin que su vida corra peligro.

Asimismo, alertaron que llamar a ambulancias de las alcaldías o Protección Civil puede ser un riesgo, ya que éstas no cuentan con el equipo para trasladar a pacientes Covid, por lo que que no están autorizadas a dar el servicio.

"Muchas personas mienten cuando llaman para solicitar una ambulancia de este tipo, pero no se dan cuenta que no sólo ponen en riesgo a los paramédicos, que en ese caso no llevan más equipo de protección que un cubrebocas, sino también a su familiar porque es tiempo valioso que pierden", advirtió Juan N, quien además labora en una de estas ambulancias.

Otra opción son las ambulancias particulares, pero aunque no necesariamente deben seguir el mismo protocolo, al llegar con los pacientes a los hospitales Covid son rechazados ante la falta de espacios, por lo que son una alternativa si ya tienen un espacio asignado o los trasladarán a un hospital privado.

Los costos de las ambulancias particulares pueden ir desde los 5 mil a los 20 mil pesos, según la distancia y necesidades del paciente.

"La situación es complicada, y sólo queda en nosotros cuidarnos y cuidar a los demás, sigamos con la sana distancia, el uso de cubrebocas y la limpieza constante, es la mejor arma", invitó David Escamilla.

Temas: