Texto de Óscar Santillán y Rodrigo Carmona


El presidente Andrés Manuel López Obrador ya lanzó su advertencia: si Morena se “echa a perder”, renunciará a su militancia e incluso dijo que se llevaría el nombre de la agrupación política.


Esto debido a los conflictos internos que mantienen militantes en torno a la elección del nuevo dirigente nacional.

Sin embargo, de presentarse este escenario, la desaparición de Morena no sería automática y López Obrador tendría que esperar a que la agrupación política que él fundó perdiera el registro ante el Instituto Nacional Electoral (INE).


Es decir, de aquí a 2021 Morena puede existir sin Andrés Manuel López Obrador.


De acuerdo con el artículo 3 de la Ley General de Partidos Políticos, los partidos son entidades de interés público con personalidad jurídica y patrimonio propios con registro ante el INE o los órganos públicos locales.


Lo que significa que Morena tendría vida legal hasta la elección intermedia de 2021, pero de no conseguir por lo menos 3% de la votación válida emitida en la elección, donde se renovará la Cámara de Diputados, podría perder su registro.


Una vez extinta esa entidad jurídica el nombre lo puede retomar otra organización política. Sólo así López Obrador retomaría el nombre de su organización.


Especialistas consultados por El Big Data coincidieron en que ese escenario no le conviene ni al presidente López Obrador ni a Movimiento Regeneración Nacional.


Es verdad que Morena consiguió ganar la Presidencia de México en su primera aparición en una elección federal, pero es sabido que el partido se sostiene del liderazgo de López Obrador.


Tanta es su dependencia que al dejar López Obrador de su dirigencia para que renovar su Comité Ejecutivo Nacional se convirtiera en un problema que mantiene la vida pública del partido empantanada.


Te sugerimos: La disputa por Morena, CLAVES para entender la fractura en el partido de AMLO



Las implicaciones


En caso de que AMLO saliera de Morena se daría una desbandada de senadores y diputados, que hasta ahora mantienen la mayoría en el Congreso de la Unión, lo que afectaría el segundo tramo del Gobierno de la Cuarta Transformación.


Ya que el Gobierno de México no contaría con su bancada oficial y López Obrador tendría que evaluar a dónde irían sus seguidores.


Para Fernando Dworak, experto en temas legislativos, en el escenario hipotético de una salida de López Obrador, Morena perdería la mayoría absoluta en el Congreso ante la salida de diputados que lo seguirían.




“Estaríamos hablando de un cambio de esquemas de gobernabilidad. Que ojo, mientras va avanzando el sexenio el presidente va perdiendo poder. Pero si para 2022 no tiene una base articulada, que lo respalden, hablarían de un problema mayúsculo”, advierte el analista en entrevista.



Sin embargo, el especialista no ve factible que suceda y señaló que la declaración del presidente no va más allá que de un simple desplante. 




“Una vez que haya candidatos que tengan sus propias bases y el carisma de López Obrador mengue, decir que se va a ir de su partido será una amenaza cada vez menos creíble”, puntualizó.



La pregunta es, expone, qué grupos de poder se irían con Andrés Manuel López Obrador y cuáles se quedarían en Morena.



Sin Morena, la estrategia es buscar satélites


Sin partido oficial, López Obrador tendría que buscar nuevas fuerzas políticas y apoyarse en los legisladores que lo seguirían.


De los partidos que buscan su registro, y que podrían obtenerlo en julio de 2020, hay tres que podrían acompañar a López Obrador y convertirse en plataformas para consolidar su proyecto.


Se trata de la organización Redes Sociales Progresistas (RPP) que impulsa René Fujiwara Montelongo, nieto de Elba Esther Gordillo, ex líder de la SNTE, quien ha declarado abiertamente que busca integrarse a la Cuarta Transformación.


Éste ya cumplió la meta de celebrar más de 20 asambleas estatales y cuenta con 362 mil 24 afiliados de los 233 mil 945 que necesita acreditar.


Otro de los nuevos partidos que servirían de satélites, es Encuentro Solidario, la nueva versión del Partido Encuentro Social que se encuentra en segundo lugar de avance como partido político.


Según el informe del INE, éste ya ha efectuado 300 asambleas, pero aún deberán cumplir con los requisitos de los afiliados, ya que a la fecha cuentan con 367 mil 969 afiliados, por encima de la meta que les impuso el Instituto Electoral.


Rezagado en su intención de convertirse en partido político, Frente por la Cuarta Transformación tiene hasta el 28 de febrero de este año para presentar su solicitud de registro ante el INE.


Tan sólo ha conseguido realizar 62 asambleas distritales de 200 y mantiene una afiliación de 49 mil 583 militantes de más de 233 mil que se necesitan.


Sin embargo, la agrupación que impulsa Elías Miguel Moreno Brizuela, ex secretario de Protección Civil del DF y ex jefe de la oficina del entonces jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, ha manifestado estar de acuerdo con el proyecto de López Obrador.


Y de conseguir los requisitos impuestos por el INE ayudaría a que el presidente mantenga en 2021 una mayoría que hoy peligra por la división de Morena.



A nadie le conviene la ruptura


Ricardo Espinoza Toledo, investigador de la UAM y experto en asuntos legislativos, considera que ni a Movimiento Regeneración Nacional ni al propio presidente les conviene su salida.




“Sería la disolución de Morena, porque perdería la cohesión que da el liderazgo de López Obrador. Ese es el peor de los escenarios”, agregó.



Ahora bien, especificó, el propio mandatario necesita de Morena como fuerza política que lo acompañe para impulsar su proyecto de país. De lo contrario, dijo, complicaría sus últimos tres años de Gobierno.




“Algún grupúsculo podría quedarse con el registro y mantenerlo, pero ya no sería Morena. Aún cuando López Obrador no le quitara el nombre, Morena sin López Obrador se desdibuja y acabaría perdiendo el registro”.



El especialista y ex presidente del Instituto Electoral del DF de 1999 a 2006, Javier Santiago Castillo coincidió con que la salida de Andrés Manuel contribuiría a que Morena pierda su registro, ya que le restaría simpatías entre la población. 


Esa sería, expone, una de las repercusiones políticas que tendría la decisión del presidente.

Temas: