El 20 de julio de 2017 Felipe de Jesús Pérez Luna, alias El Ojos, fundador del Cártel de Tláhuac, fue abatido por elementos de la Secretaría de Marina en un operativo sin precedentes en la Ciudad de México contra el crimen organizado.

Este golpe a la organización criminal atrajo todos los reflectores, pero conocer los detalles de ese "enfrentamiento" entre elementos federales y gente del cártel se podrán saber hasta 2024, ya que la Fiscalía General de la República, antes Procuraduría, reservó la información hasta ese año.

De acuerdo con una solicitud de información hecha por El Big Data, la razón es que la carpeta que abrió la entonces PGR por los hechos se encuentra en etapa de investigación y no puede ser divulgada por un periodo de cinco años. 

Las primeras versiones indicaron que el grupo criminal inició el ataque y la Marina respondió; en el lugar murieron ocho integrantes del Cártel de Tláhuac, pero no se sabe si El Ojos disparó o si hubo irregularidades al resguardar la escena del crimen, como dieron a conocer medios de comunicación. 

Sólo a través de información periodística se ha revelado que Felipe de Jesús Pérez Luna murió abatido dentro de una camioneta. Que ese día vestía una playera negra tipo polo, una gorra del mismo color y pantalón de mezclilla. 

Horas después se dieron a conocer imágenes de los cuerpos abatidos de los presuntos narcomenudistas que se apoderaron del sur de la capital. 


Te sugerimos: Ellos son los 6 criminales que se hacen pasar por el Cártel de Tláhuac para extorsionar en tianguis de la Nopalera


Ese 20 de julio de 2017 no hubo heridos, pero sí conmoción en la Ciudad de México. Y es que el hasta entonces jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángela Mancera negaba una y otra vez que en la capital del país operaban grupos del crimen organizado. 

Aquella tarde los hechos dijeron otra cosa. Por primera ocasión en la capital se registraron narcobloqueos en respuesta al abatimiento del líder del Cártel de Tláhuac. Tal como se ha visto en Tamaulipas o como se vio en Culiacán, Sinaloa en 2019 en el intento de detención de Ovidio Guzmán Loera, el hijo de “El Chapo”. 

El enfrentamiento

imagen-cuerpo


Según la versión de la Semar, el enfrentamiento se produjo tras una agresión directa con armas de alto poder en contra de los elementos de la Secretaría de Marina, la cual fue repelida. 

El ataque se debió, expuso la institución castrense, a un seguimiento que hacían de El Ojos y de otros miembros de la organización en las inmediaciones de Tláhuac. La agresión fue directa, argumentó la Marina.  

“Esta acción permitió que Personal Naval controlara la agresión resultando de dicha acción que fallecieran ocho presuntos infractores de la ley, entre ellos Felipe de Jesús “N” (...) En el lugar se encontraron diversas armas largas de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas”, precisó la Semar en el comunicado de prensa 131/17. 

No hubo heridos en el bando de los marinos, pero sí se abatieron a ocho presuntos miembros del Cártel de Tláhuac. La policía capitalina detuvo a 23 personas, de las cuales a 16 puso a disposición del Ministerio Público. 

La acción de los marinos respondió a una solicitud de apoyo de la Procuraduría General de la República y de trabajos de investigación de la Policía Federal y de la Ciudad de México.

Justo de ese enfrentamiento surgió una carpeta de investigación, la cual solicitó El Big Data y la cual se encuentra en la la Unidad Especializada en Investigación de Delitos de Comercio de Narcóticos Destinados al Consumo Final de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales (SEIDF) 

Ahora la carpeta de investigación es un asunto reservado, pero dos días después de los hechos en los que falleció Felipe de Jesús Pérez ninguna autoridad resguardó la casa de El Ojos

Incluso, diversos medios de comunicación realizaron recorridos dentro del hogar para detallar los orificios que las balas dejaron en el zaguán de la casa, para describir las manchas de sangre en el piso y otros aspectos del lugar. 

imagen-cuerpo

Sin liderazgo fuerte, pero opera


A casi tres años de la muerte del fundador del Cártel de Tláhuac la estafeta de liderazgo pasó por los hijos de Felipe de Jesús y ahora está en manos de uno de sus yernos. 

Pese a ello la Secretaría de Seguridad Ciudadana no se anima a dar por extinguida a la organización. Apenas a inicio de enero de este año, el titular de la dependencia Omar García Harfuch expuso que tras la detención de Alexis, otro hijo de El Ojos, el objetivo a seguir es un yerno de Felipe de Jesús. 

“Está muy debilitado (el Cártel de Tláhuac). Para decir que está completamente desarticulado tendríamos que tener a todos detenidos y como comento falta una persona por detener”, expuso ante medios de comunicación.

Sin embargo, la organización ha mutado en una especie de banda sin cabeza visible a la que se le atribuyen operaciones de extorsión en el tianguis de La Nopalera, como lo ha denunciado El Big Data. 

Y es que ya han sido detenidos cinco hijos de Felipe de Jesús: Miguel Ángel Pérez Ramírez, El Mickey; Liliana Pérez Ramírez; Kevin Pérez Cortés; Diana Karen Pérez Ramírez, La Princesa de Tláhuac y Samantha Pérez Ramírez. 


Te sugerimos: [IMÁGENES] 'Los Sandoval', los fundadores originales del Cártel de Tláhuac retoman el control


Ahora, según reportes periodísticos, el liderazgo del Cártel de Tláhuac recayó en Carlos Alejandro Mendoza Sandoval, El Cindy, identificado como jefe de sicarios y quien fue detenido y posteriormente salió en libertad ya que no se le pudo comprobar el delito de delincuencia organizada. 

Temas: