Esta semana se viralizó un video en el que pasajeros de una combi que transitaba por la carretera federal México-Texcoco, en el Estado de México, detienen y golpean a un joven que intentó asaltarlos el pasado 31 de julio de 2020.

Luego de este episodio, poco a poco se han publicado videos en los que los asaltantes más allá de ser detenidos por las autoridades son golpeados por las víctimas hasta el punto de dejarlos inconscientes.

Sin embargo, agredir de tal forma a los delincuentes puede convertir la defensa en un delito, ya que en los Códigos Penales de los diversos estados del país está penado el exceso de la legítima defensa.

Por ejemplo, en el Estado de México, entidad donde ocurrió el robo en la combi, el excederse en el legítimo uso de la defensa es penado con prisión de seis meses a siete años y con una multa de tres mil 696.6 pesos a 11 mil 89.8 pesos.


Te sugerimos: [VIDEO] Pasajeros agarran a ladrón a patadas hasta hacerlo llorar en Edomex


Pero se indica que “(…) en ningún caso la pena exceda de las dos terceras partes de las que correspondería al delito simple”, de acuerdo con el artículo 66 del Código Penal del Estado de México.

Es decir, la sanción sería atenuada y podría llegar a dos años o cuatro años de prisión y una multa de tres mil 726 pesos.

La línea delgada entre la defensa y el delito

La maestra Beatriz Azolini, especialista en derecho penal de la UAM Azcapotzalco, explica que ejercer la legítima defensa no está penado; sin embargo, cuando la defensa se excede, entonces se puede cometer un delito.

“La figura del exceso de legítima defensa es cuando se te va la mano. Y aquí está claro que no sólo se les fue la mano. Ya lo tenían sometido y continuaron. La duda está en eso que empezó como una defensa se convierte en un delito”, expone.

Por ello ese tipo de acciones pueden ser considerados como delitos.

Beatriz Azolini considera que la justicia por propia mano debe preocupar a la autoridad, ya que significa que la población percibe que hay impunidad contra los delincuentes. Por lo que hartos de tantos robos deciden utilizar la fuerza.

Sin embargo, imputar el delito está a consideración del juez.

“Si el juez considera que las lesiones entran a un exceso en la legítima defensa, entonces el juez podría decir la pena que corresponde es el delito culposo. No porque las lesiones no sean dolosas, sino que son para defenderse y se excedieron”, argumentó.

Temas: