La guerra contra el narcotráfico que se ha extendido durante los últimos 13 años ha cobrado la vida de 562 militares.

Desde el 11 de diciembre, cuando el presidente Felipe Calderón declaro el inicio de la guerra contra el narco en Michoacán, los elementos castrenses han caído a razón de 3.6 militares por mes en promedio desde 2006 a la fecha.

Con la proclamación del fin de la guerra contra el narco por el presidente, Andrés Manuel López Obrador, y el cambio de estrategia las muertes en las filas de las Fuerzas Armadas no se detuvieron.



Leer más: [VIDEO] «No se van a ir hasta que me dejen las armas» Humillan y retienen a militares en Michoacán

Hasta el 1 de diciembre pasado, al menos 19 militares cayeron en cumplimiento del deber, cifra que suma ocho elementos más en comparación con los uniformados que fueron asesinados por grupos criminales en 2018, último año del presidente, Enrique Peña Nieto.

Así lo revela la relación de personal fallecido en la aplicación de la campaña permanente contra el narcotráfico y la Ley federal de armas de fuego y explosivos de la Secretaría de la Defensa Nacional, del 1 de diciembre de 2006 al 1 de diciembre de 2019.

A decir de expertos consultados por El Big Data este incremento se debe a que los militares han aumentado sus labores de seguridad, lo que los hace más vulnerables a ser atacados, aunado a que dichas agresiones son a “traición” y con armas de grueso calibre.



Sin embargo, el aumento en las muertes no tiene comparación con las que se registraron anualmente en el periodo de 2007 a 2017, que comprendió los sexenios del panista Calderón y del priista Peña Nieto.

Desde el inicio de la guerra contra el narco, 2010 es el año más letal para el Ejército Mexicano, pues la Sedena acumuló 89 muertes de militares.

El trienio de la muerte


Pero no fue casualidad, ese año se dispararon los enfrentamientos 216%, de acuerdo con datos del Índice de letalidad de la Sedena. Ya que en 2009 se tuvo un registro de 213 agresiones a las fuerzas armadas y en 2010 subió a 674.

En esos años, la guerra contra las drogas se recrudeció y los enfrentamientos aumentaron. En 2011 existieron mil 76 agresiones y en 2012, último año de Felipe Calderón como presidente, y de Genaro García Luna como secretario de Seguridad, los enfrentamientos quedaron en 822.

[caption id="attachment_328075" align="aligncenter" width="768"] Foto: Twitter[/caption]

Justo en ese trienio se registraron 224 muertes: 89 en 2010; 62 en 2011 y 73 en 2012. En correlación, 2011 y 2012 fueron los años con mayor índice de letalidad, con 285 y 424 de índice, respectivamente.

Menos enfrentamientos, más ataques a traición


Aunque los enfrentamientos contra grupos del crimen organizado disminuyeron en 2019, el incremento en las bajas militares estaría asociado con que las bandas atacan a traición a los militares, explicó en entrevista con El Big Data, el abogado y especialista en derecho militar, César Gutiérrez Rebollo Priego.
“Si se analiza, la mayoría de soldados que han fallecido han sido por ataques directos de grupos criminales. Se maneja como enfrentamiento, y sí se da un enfrentamiento, pero después del ataque que recibieron por parte de elementos del crimen organizado. Así pasó en Guerrero y así pasó en Tamaulipas.

“La mayoría de soldados que han fallecido ha sido por ataques directos a mansalva, a traición”, apuntó.

Gutiérrez Priego abunda que la mayoría de decesos se presenta en entidades con los mayores índices de homicidios dolosos.


“Seguimos hablando de estados que se encuentran completamente manejados por grupos criminales, que tienen que ver con el tráfico de drogas y que su forma de operar es como las grandes mafias”.

Esto puede observarse, puntualizó, con la emboscada que sufrió el Ejército Mexicano en la sierra de Guerrero. De acuerdo con los datos de la Sedena, la tarde del 26 de septiembre dos cabos y un sargento segundo del regimiento de caballería motorizado murieron por agresión con arma de fuego.

Incluso días después, circuló en redes sociales un video donde los presuntos atacantes graban el momento de la agresión.

Tamaulipas, el estado con más bajas


En 2019, el estado que concentra la mayor cantidad de muertes de militares es Tamaulipas con ocho bajas registradas. En esta entidad predomina el Cártel del Noreste, grupo que surgió de la escisión de Los Zetas y el Cártel del Golfo, y que tiene bajo su poder Nuevo Laredo, Guerrero y Mier.

Le sigue Guerrero con cuatro decesos, Michoacán con tres, Sinaloa con dos y Nuevo León y Durango con una muerte registrada, respectivamente.


Poner ojo al tráfico de armas


Javier Oliva, investigador de la UNAM y especialista en Defensa y Seguridad Nacional, consideró que el aumento de los militares fallecidos a comparación de 2018, se debe a que los miembros del grupo organizado poseen armas de grueso calibre que les permiten generar bajas pese a que tengan con menos preparación.

Por ello, señaló, el Gobierno mexicano debe poner atención en evitar que este tipo de armas lleguen a las organizaciones. Coincidió en que la mayoría de los ataques que se presentan son a “traición”.
“Muchas veces los ataques son de cinco delincuentes por cada soldado, como vimos en el caso de Villa Unión, (Coahuila) nada más que ahí se respondió con una fuerza coordinada y la efectividad fue notable: de los 24 muertos, 19 fueron delincuentes”, puntualizó.

Es decir, agregó, pese a que anualmente se acumulan muertes de militares en su labor de combate el narcotráfico, son reducidas en comparación a las que registran las organizaciones criminales.

Te puede interesar:

Así de barato está vuelo CDMX-Dubái con la recién llegada Emirates Airlines

[TIPS] ¿Cómo conseguir un boleto de avión, barato?

Viajar en avión ahora es más barato que en camión: aquí 5 ejemplos

Temas: