Velada en el Estado de México

8 febrero 2018 2:44 pm

El amor y la amistad están en el aire, y nada mejor que festejarlo con un estilo colonial en una Finca en Estado de México. Una de las opciones es la Finca Tres luceros que se encuentra a sólo 45 minutos de la Ciudad de México desde la salida de Indios Verdes.

Construida con un estilo colonial este espacio originalmente llamado por los pobladores de Xala como Tolejos, fue edificado a mediados del siglo XX por el capitán Ramón Collazo y María Luisa Beltran, su esposa quienes fueron pioneros en la zona.

En aquel entonces, funcionaba como una productora de pulque y carne de puerco, además de ser famosa en los años setentas por su caballo  “El Dormido”, campeón en las carreras.

Actualmente este es un espacio dedicado a las noches bohemias, cenas románticas y eventos sociales como bodas y cócteles donde realizan ambientaciones para el amor.

“Porque sabemos que su pareja es muy especial y la mejor manera de llegar a su corazón es conociéndola fuera de la rutina,  preparamos rosas y chocolates para su amado. Le sugerimos coincidir el número de rosas con el número de citas que cumplen, los meses que llevan viéndose o algo por el estilo, por ejemplo, aquí hacemos la ambientación”, explica Grisel Marín, administradora de la Finca.

 

Pedida de mano

En la Finca tienen varias opciones para quienes deseen comprometerse como hacer un recorrido a caballo y encontrarse con una manta para pedir matrimonio, o un baile especial después de la cena donde aparecen fuegos pirotécnicos, un video con momentos seleccionados de la pareja o colocar el anillo en el postre para cerrar la cena más romántica de su vida.

Las parejas pueden divertirse y pasar un fin de semana diferente, relajante y alejados de la ciudad con habitaciones con cama king size, matrimonial o suits con tina. Además de actividades como mesa de billar, pin pon, hockey de mesa, póker, bingo y cine privado o karaoke.

Pero si las parejas son intrépidas entonces no deben perderse un paseo en bicicleta por la montaña, una caminata o escalar la montaña para descubrir la flora y la fauna.

El sabor de cortes finos de carne como T-Bone, arrachera, New York y esterling es lo que se puede disfrutar en “El Navegante de Doña María Luisa”, Restaurante & Bar de cocina tradicional con ensaladas, pastas, sopas y mariscos como pulpo, camarones y langosta a la mantequilla y al ajo.

Para brindar se recomienda visitar  “La Tasca del capitán” que tiene una carta de cócteles, bebidas y licores, además del tradicional mezcal.  

“Los paquetes que manejamos son veladas románticas en escenarios completamente privados ofreciéndole al cliente una aventura privada de festejar su amor, de dar un hermoso detalle, de decirle a la pareja lo importante que es y demostrarlo con detalles que lo vuelvan a enamorar”, señala la administradora.

Te puede interesar: 

Paseo romántico en Cuernavaca

Consejos para armar tu maleta de viaje

Comentarios