Mujer se reúne con paciente que recibió el rostro de su marido en un trasplante

11 noviembre 2017 5:46 pm

Una mujer aceptó ver a la persona que lleva el rostro trasplantado de su marido, quien se suicidó en 2016. En un encuentro inolvidable celebrado en la Clínica Mayo en el estado de Minessota. Lilly Rosse se encontró con Andy Sandness, quien después de quedar desfigurado del rostro en un intento de suicidio, recibió el rostro de su esposo, Callen Rosse.

De pie en la imponente biblioteca de la clínica Lilly Rosse, Lilly Rosse extendió su brazo y tocó el rostro de su esposo, pero en el cuerpo de otro hombre al que la vida le ha cambiado después de recibir un rostro nuevo. Con su hijo Leonard a su lado, Rosse camino hacia Sandness llorando y ambos se abrazaron.

Sandness se sometió a una operación que duró 56 horas, en el primer trasplante de este tipo llevado a cabo por la institución. ‘Me sentí orgullosa’, dijo Lilly haciendo alusión a Sandness, y agregó ‘Mi esposo no se veía así’.

Sandness y Callen llevaron vidas similares, cazando, pescando y en contacto con la naturaleza, antes de caer en depresión distanciados por cientos de kilómetros.

Sandness se disparó con un rifle en el mentón en el año 2006, destruyendo la mayor parte de su rostro; sin embargo, logró sobrevivir. Callen también se pegó un tiro una década después, pero falleció.

Leer más: Archivos y documentos también se perdieron el 19S 

Para entonces, Sandness vivía alejado del mundo exterior, avergonzado por sus heridas. Las operaciones a las que recurrió para reconstruir su cara lo dejaron con una boca más pequeña de lo normal y una nariz prostética que se le caía a menudo.

En al año 2012 la Clínica Mayo comenzó a explorara la posibilidad de trasplantar rostros y en el 2016 puso a Sandness en una lista de espera.

Rosse ya había aceptado donar los pulmones, riñones y otros órganos de su marido. Para ese entonces LaifSourse, una organización sin fines de lucro que facilita las donaciones de órganos y tejidos, planteó donar el rostro a un hombre que esperaba uno en la Clínica Mayo.

La edad, el tipo de sangre, el color de piel y la estructura facial de Callen encajaban casi a la perfección con la fisonomía de Sandness. El cirujano que llevó a cabo la operación dijo que hubieran podido ser primos.

Lilly accedió a pesar de que le preocupaba un poco la idea de ver el rostro de su marido en el cuerpo de otro hombre. En ese entonces estaba en el octavo mes de embarazo por lo que una de las razones por las que aceptó es porque quería que algún día su hijo comprendiera lo que su padre había hecho para ayudar a otros.

 

Más de un año después de la intervención médica, la cual requirió la participación de más de 60 especialistas, Sandness está disfrutando nuevamente de la vida y de esas cosas pequeñas que antes no podía hacer, como morder un pedazo de pizza. Recibió una oferta laboral para trabajar como electricista de un campo petrolífero y está extendiendo sus horizontes.

‘No podía salir a ala calle. Odiaba ir a las ciudades grandes, ahora estoy desplegando mis alas y haciendo cosas que había dejado de hacer como ir a restaurantes o a bailar”, comentó Sandness.

Te puede interesar:

[VIDEO] Joven fracasó en asalto, pero robó corazones

Dos muertos y un heridos tras balacera en Tláhuac

Comentarios