Aceptan veto migratorio o se van; amenaza Gobierno de EU

30 enero 2017 3:00 pm

La Casa Blanca lanzó un ultimátum a más de 100 diplomáticos de Estados Unidos que han criticado el veto temporal impuesto por el presidente Donald Trump a la entrada a ese país de personas de siete naciones, de mayoría musulmana, al pedirles que abandonen su cargo si no están disputes a aceptar la medida.

“Deberían o bien ajustarse al programa o irse”, advirtió el portavoz del Gobierno estadounidense, Sean Spicer, durante su conferencia de prensa diaria.

El funcionario reaccionó así a un mensaje que ha circulado entre los diplomáticos de aquel país en todo el mundo, y que según algunos medios, ha recibido más de 100 firmas, antes de ser remitido al llamado “canal de discrepancias” del Departamento de Estado.

Dicho canal se mantiene desde la guerra de Vietnam (1955.1975) para que los empleados puedan expresar su inconformidad a las altas esferas gubernamentales de Estados Unidos sin temor a represalias, y los documentos archivados ahí deben recibir una respuesta oficial en un plazo de 30 a 60 días.

En el mensaje, los diplomáticos expresaron su oposición a la parte del decreto firmado este viernes por Trump que prohíbe durante 90 días la entrada al país de personas provenientes de Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Yemen e Irán.

“Esta prohibición, que solo puede levantarse bajo condiciones que a los países les resultará difícil o imposible cumplir, no alcanzará su objetivo señalado de proteger al pueblo estadounidense de ataques terroristas de ciudadanos extranjeros que ingresen en Estados Unidos”, advirtieron los firmantes del documento.

“Además, esa política va en contra de importantes valores estadounidenses como la no discriminación, el juego limpio y la bienvenida a los visitantes extranjeros y los inmigrantes”, añadieron.

El portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner, afirmó que está al tanto del mensaje y defendió la necesidad de que los empleados de la agencia puedan registrar su disconformidad con ciertas políticas dentro del “canal de discrepancias”.

“Este es un proceso importante que el secretario de Estado en funciones (Thomas Shannon) y el Departamento de Estado en su conjunto valoran y respetan. Permite que los empleados expresen sus opiniones distintas sobre una política de forma cándida y privada a los líderes” de la agencia, afirmó Toner en un comunicado.

Los participantes en la firma del documento, publicado por diversos medios de comunicación, alertaron de que el veto amagará inmediatamente las relaciones con los siete países afectados y de buena parte del mundo musulmán, que considera que la prohibición ha estado motivada por la religión.

“Al alienarlos, perdemos acceso a la inteligencia y los recursos que necesitamos para combatir las causas que están en la raíz del terrorismo en el extranjero, antes que haya un ataque en nuestro país”, denuncian los diplomáticos, preocupados además por un aumento en el “sentimiento antiestadounidense” en el mundo.

Asimismo advirtieron que el requisito impuesto a los países para que el veto se levante, garantizar que cada persona que pide vida sea quien dice ser y no una amenaza, es demasiado “vago y nebuloso” para que esos gobiernos puedan o quieran cumplirlo.

Leer más: Más de un millón de británicos rechazan visita de Trump a Reino Unido

Comentarios