[VIDEO] Indigentes en CDMX: salir de provincia para sufrir en calles de la capital

Cada año llegan a la CDMX personas provenientes del interior del país en busca de oportunidades, pero terminan viviendo en la calle.

Duermen donde les agarra la noche y su reto todos los días es sobrevivir, así es la rutina para miles de personas que viven en las calles de la Ciudad de México.

Don Mario es originario de Puebla y tienen 35 años viviendo en las calles de la CDMX. Asegura que su vida es «tranquila», tiene una «buena lona» y una cobija que lo cubren de la intemperie del tiempo.

«Siempre trato de no meterme en problemas porque consideran que somos delincuentes, pero yo sólo trato de vivir día a día, recojo basura para venderla y así poder comprar comida, a veces ahorro para poder dormir en un modesto hotel, bañarme y pasar la noche, no es siempre, pero en ocasiones me doy ese lujo”, narra Mario Vargas.

Al despertar compra 10 pesos de masa en un tortillería y, en una improvisada fogata, prepara un atole de maíz como desayuno, el cual, asegura, lo llena por un buen rato.

Acompañado de un»diablito» recorre las calles del centro de la Ciudad de México en busca de residuos para llevarlos a vender; fierro, cartón, botellas de pet, todo aquello que se pueda comercializar.

Al llegar la tarde, una banca del parque se convierte en una sala, una esquina en una recámara y para la cena cualquier fogata o anafre es una completa cocina; así es vivir en las calles de la capital del país.

De acuerdo al Instituto de Atención a Poblaciones Prioritarias de la CDMX,  40% de la personas que viven en la calle  llegan de provincia buscando lo que se denomina el “sueño chilango”.

Una oportunidad de trabajo para mejorar su estabilidad es el principal razón; sin embargo, al no encontrar empleo muchas personas deciden instalarse en las calles de la CDMX.

En la Ciudad de México existen 4 mil 300 personas que viven a la intemperie y de éstas 70% se establecen en las alcaldías Cuauhtémoc, Venustiano Carranza y Gustavo A. Madero.

Curiosamente las demarcaciones que rodean el Centro y con menos zonas boscosas, algo que las convierte en un espacio adecuado para aminorar el frío, además, al ser las de mayor actividad comercial, también son ideales para la recolección de residuos, una actividad que proporciona a las personas que se viven en la calle, un ingreso económico para poder subsistir.

“ Vienen a buscar una oportunidad laboral, educativa, de salud y al final se quedan en la calle esperando encontrar alguna actividad”, indicó Nadia Troncoso Arriaga, directora general del Instituto de Atención a Poblaciones Prioritarias de la CDMX.

Programa Pilares

La discriminación y la exclusión son los principales factores a los que se enfrentan las personas que viven en situación de calle, es por eso que se amplió el programa Pilares para tratar de ayudar a las personas más vulnerables y que no cuentan con un hogar adecuado.

Ahí les proporcionan talleres educativos, les brindan comida, un lugar para asearse, los ingresan a una bolsa de trabajo y también les ayudan a tramitar su acta de nacimiento.

No obstante, este programa es únicamente para las personas residentes de la Ciudad de México, algo que discrimina a quienes llegan de provincia y se instalan en las calles de la capital.

Para muchos personas en situación de calle,  vivir en ciudad es siempre una moneda al aire, quienes ya tienen experiencia saben que deben alejarse de los “posibles problemas” para no caer en manos de los señalamientos, por lo regular se les acusa siempre de delinquir, de vender drogas o de generar suciedad, pero para Don Mario, es simplemente algo injusto que la sociedad los catalogue como un mal.

Te puede interesar

[VIDEO] Los miles de habitantes de Coapa que decidieron vivir en jaulas

[VIDEO] Así serán las escaleras eléctricas que ayudarán a habitantes de AO a subir 20 pisos

[VIDEO] La tierra hierve en Chalco, Edomex: ¿está naciendo un volcán?

 

 

TE INTERESA