[VIDEO] La discreta forma en que Airbnb desterró a los habitantes de la colonia Juárez

Airbnb ha sido demoledor para la colonia Juárez CDMX: desterró a vecinos para rentar únicamente a turistas con un consecuente y estratosférico encarecimiento de las propiedades para vivienda fija

Con mucho sigilo la plataforma Airbnb está logrando que la colonia Juárez deje de ser habitacional para convertirla en una zona sólo para alojar a turistas.

Este fenómeno parece inofensivo, pero no lo es. Propietarios de las viviendas han estado corriendo a gente que siempre ha vivido en la Juárez, pues ahora les conviene más rentarle sus propiedades a los visitantes que los contactan a través de Airbnb.

El resultado es una población flotante, que naturalmente, es indiferente con las problemáticas de la colonia. Además la aplicación está encareciendo, a gran velocidad y a precios inimaginables, el precio de la vivienda fija en esta región de la CDMX, haciendo que únicamente los más ricos de los más ricos puedan darse el lujo de rentar una propiedad para vivir en este punto de la capital mexicana.

La peor noticia de todas es que esta problemática no es privativa de la colonia Juárez y apunta a ponerse cada vez peor. Aquí va la historia:

Sergio González era habitante del edificio Liverpool 9, en la Colonia Juárez, pero fue desalojado luego de que la inmobiliaria Reurbano se apropiara del predio.

Poco después se enteró de que la firma busca replicar su modelo de negocio en el que fue su edificio: ahora destina entre 30% y 40% de sus inmuebles al alquiler vía Airbnb, según ha observado la plataforma vecinal y observatorio de la colonia Juárez 06600, por lo que tiene la certeza de que ese será el destino del edificio que habitaba.

«Ahí vivíamos seis familias, seguramente parte de los departamentos terminarán siendo Airbnb, habiendo desplazado a vecinos con arraigo en el barrio y sustituyéndoles por un modelo de turistificación del que no se están evaluando los daños colaterales que puede traer», lamenta Sergio, miembro de la plataforma.

Turistas caminando por calles de la colonia Juárez, en la CDMX. Foto: Isaac López

La colonia Juárez, en donde se encuentra el edificio que Sergio habitó, es la sexta colonia de la capital con mayor oferta de alojamientos gestionados a través de la aplicación tan sólo por debajo de Roma Norte, Hipódromo Condesa, Centro, Condesa y Cuauhtémoc, según datos de Inside Airbnb, una plataforma creada por el activista digital Muray Cox para analizar el uso de la app y su impacto en las ciudades.

Fuente: Baruch Sangines, con datos de Inside Airbnb / medium.com

-Es imposible vivir ante el alto costo de las rentas-

Como Sergio, otros colonos han observado el fenómeno y su impacto en la colonia Juárez: antiguos vecinos se marchan porque se les niega la renovación de contratos para renta a largo plazo o porque aumentan los costos a precios poco accesibles.

Según el portal especializado Propiedades.com el precio promedio de renta mensual para departamentos en esta demarcación es de 22 mil 636 pesos por 93 metros cuadrados. En algunas calles como Berna, los precios alcanzan más de 39 mil 500 pesos por los mismos metros cuadrados y en Insurgentes Sur se disparan hasta 432 mil pesos.

En la capital aún no existen estimaciones del impacto que la aplicación pueda tener sobre el costo del suelo, aunado al mejoramiento de servicios urbanos, aumento de comercios, vialidades, áreas de entretenimiento, entre otros. Pero, la vivencia de los colonos da algunas pistas.

«Los costos de los alquileres se han vuelto prohibitivos: de 20 mil, 30 mil pesos la renta de un departamento», aseguró Darío Martínez, desplazado del edificio Versalles 84, en Juárez.

«Esto es de hace como dos años, pero viene de hace cuatro, cinco años… antes de este fenómeno un departamento de unos 80 metros cuadrados lo podías conseguir en unos 10 mil pesos», agregó.

Comercios en calles de la colonia Juárez. Foto: Isaac López

En medio de la apropiación de edificios enteros por parte de las inmobiliarias, su redensificación y lanzamiento al mercado con ofertas mixtas: ventas, renta tradicional a precios elevados y Airbnb, quedan los vecinos con incertidumbre jurídica respecto a los inmuebles que aún habitan.

-La comunidad se pierde-

Para ellos, la comunidad se quiebra.

«Ya no conoces a tus vecinos. Viejos edificios los han intervenido los dueños, desplazando a los habitantes que tenían ahí: un segmento de población que no era de altos ingresos», cuenta César Jiménez, miembro del Comité Ciudadano de la colonia Juárez.

«El problema no es tan aislado, porque se va presentando de forma cada vez más constante, aunque en edificios específicos», agregó.

Inmuebles en litigio son buscados por las inmobiliarias. Foto: Isaac López

En la Ciudad de México, el arranque de la aplicación fue modesto: en 2009 contaba con nueve alojamientos disponibles en las 16 alcaldías; diez años después, cuenta con más de 17 mil 800, detallan datos de Inside Airbnb.

https://twitter.com/datavizero/status/1135733953476911104

De acuerdo con un análisis de datos de la plataforma de Airbnb en la CDMX realizado por el geógrafo y demógrafo, Baruch Sangines, publicado en Medium.com, las alcaldías Cuauhtémoc, Benito Juárez, Miguel Hidalgo, Coyoacán y Álvaro Obregón son las que concentran la oferta de habitaciones o departamentos en Airbnb.

Fuente: Baruch Sangines, con datos de Inside Airbnb / medium.com

Los datos de la misma plataforma indican que la CDMX cuenta con 82.1% de espacios ofertados con alta disponibilidad, lo que podría implicar que «el propietario no esté presente, que sea ilegal o que suponga la expulsión de los residentes«.

-Un modelo de negocio redondo-

A la par de su crecimiento, el modelo de explotación de la app ha mutado: originalmente surgió para rentar sólo habitaciones, pero en la capital 48.2% de los anfitriones anuncian casas y apartamentos enteros, es decir 8 mil 309 propiedades, mientras que 49.8% son habitaciones privadas (8 mil 572) y 2% habitaciones compartidas (348 habitaciones).

En la colonia Juárez, los propietarios que ofrecen en renta un alojamiento completo (apartamentos, casas, suites) vía Airbnb por un mes ganan en promedio 33 mil 620 pesos, es decir, al menos 10 mil pesos más que arrendando los espacios en el esquema tradicional.

En total, hay la oferta de 131 alojamientos completos en esta colonia, con un precio medio por noche de mil 403 pesos y, por semana, de 8 mil 902 pesos, según cálculos de este medio con base en Inside Airbnb.

Los precios varían según el total de días por los que serán utilizados.

Cientos de habitaciones se alquilan en edificios de colonias como Roma, Condesa y Juárez, en la alcaldía Cuauhtémoc. Foto: Isaac López.

-Airbnb crece sin regulación-

Airbnb crece exponencialmente sin que existan medidas de regulación ni obligaciones de algún tipo que compensen sus posibles impactos en las comunidades urbanas de la capital.

El Gobierno de la Ciudad de México únicamente ha impuesto una obligación a los dueños de la app para retener a sus usuarios 3% de sus pagos, por concepto de Impuesto por la Prestación de Servicios de Hospedaje y remitir esos ingresos a la Secretaría de Finanzas de la CDMX.

«Aunque no existen datos claros, lo que podemos ver hasta hoy es que sí puede haber impactos en la oferta de la vivienda, porque, sobre todo en la zona Centro, Airbnb la limita», dijo en entrevista el urbanista, Federico Taboada.

«Tenemos una demanda de 70 mil viviendas y una oferta de 5 mil al año en la capital, por lo que la aplicación podría aumentar la desigualdad en acceso a la vivienda. Los precios aumentan significativamente y abona a la gentrificación. Falta regular», abundó.

-Resistencia a Airbnb es mundial-

La urbanista, Rosalba González Loyde, destacó que en ciudades como Barcelona, Nueva York y Miami las regulaciones estatales han limitado a la herramienta el número de hospedajes ofertados, han prohibido que se arrenden casas o departamentos completos, prohíbe la renta vía app por periodos prolongados y establecen pagos de impuestos que se destinan a vivienda social.

En el mismo sentido el demógrafo, Baruch Sangines, destacó la necesidad de que el Gobierno realice un análisis serio del uso, incremento e impacto de la herramienta, para descartar posibles afectaciones que se sumen a la crisis de vivienda que ya sufre la capital.

«El Gobierno debe empezar a hacer sus cálculos y comenzar a regular. Airbnb no es malo, sin embargo, hay volver a la lógica de economía colaborativa, implementando regulaciones para que no haya abusos», sostuvo.

«El proceso de gentrificación está presente con o sin Airbnb, entonces la aplicación: o viene a ayudar o viene a empeorar la situación. Eso ya dependerá de cómo el gobierno meta las manos».

Te puede interesar:

«Guardia Nacional no ha llegado a Iztapalapa», asegura Clara Brugada

Sumará la Guardia Nacional 2 mil 700 elementos en la CDMX

Caen 4 por vender uniformes falsos de la Guardia Nacional en Edomex

TE INTERESA