Somatotropina: la hormona que Messi se inyectó para no ser enano


En 1997 un endocrinólogo diagnosticó al ya prodigioso niño Lionel Messi con “edad ósea retrasada”, un padecimiento que impedía que la hormona del crecimiento en su organismo funcionara adecuadamente y por ende tuviera baja de estatura.

Así, a la edad de 11 años, Messi medía apenas un metro 30 centímetros, lo mismo que un niño de nueve años, razón que en las ligas infantiles de futbol le valió el nombre de “pulga”.  Fue así como los padres aceptaron introducirlo a un tratamiento con somatotropina sintética, tratamiento que les costaba entonces mil dólares al mes, más de la mitad de lo que su padre ganaba.

Por eso la familia no solo impulsaba que Lionel siguiera en el futbol solo como su pasión, sino también para que pagara así el costoso tratamiento.

El ahora astro argentino, portó desde aquellos años una caja con ampolletas de somatotropina consigo, incluso las dejaba en la nevera de las casas de otros niños futbolistas con los que pasaba las noche, para así inyectárselas él mismo por las noches.

Se inyectaba una en una pierna, y una segunda en la otra, así sin llorar, como si ya estuviera acostumbrado al dolor  que tenía que enfrentar para crecer y triunfar en el balonpié, contaría años más tarde Lucas Scaglia, uno de sus mejores amigos, y primo de la actual esposa de Messi,  Antonella Roccuzzo.

“La Pulga” creció 37 centímetros en 10 años hasta llegar al 1.70 metros. ¿Habría alcanzado ese nivel de juego con una estatura menor? No hay respuestas para esa pregunta.

 

Armando Blanco, médico endocrinólogo, indica que la hormona del crecimiento en la cual Messi presentaba una disfunción es una protenína (polipéptido) la cual regula el sistema nervioso central.

Cuando existe una deficiencia en su funcionamiento, como fue en caso del ídolo del futbol argentino,  se aplica a  través de inyección la “hormona del crecimiento exógena. Ésta se suministra a través de una inyección subcutánea, la cual entra al torrente sanguíneo y al cartílago del crecimiento del hueso.

Aunque también la “hormona del crecimiento exógena” influye en el tejido adiposo, para mejorar la distribución de la grasa.

Fuentes:

Messi, el goleador que nos despierta se va a dormir

Hormona del crecimiento en Lionel Messi

 

Comentarios