Las hormonas juegan en contra de la salud femenina

21 enero 2018 12:44 pm

A nivel mundial, las mujeres son más propensas a sufrir enfermedades crónico-degenerativas; tanto así que este tipo de padecimientos se encuentran entre las 10 principales causas de muerte en mujeres.

Los padecimientos más frecuentes son cáncer (ovario, mama y cervicouterino), problemas cardiovasculares, osteoporosis y diabetes, esta última, por ejemplo, provoca 17% de las muertes de las mujeres anualmente. En el caso de los hombres esta cantidad disminuye a 12 por ciento.

Diversos estudios médicos relacionan estas enfermedades con el tema hormonal. Por ejemplo, en Estados Unidos se demostró que después de la menopausia, las mujeres tienen mayor riesgo de sufrir una enfermedad del corazón.

Los investigadores han vinculado este hecho a la disminución de los niveles de estrógeno durante ese periodo, pues dicha hormona femenina está relacionada con niveles más elevados de lipoproteínas de alta densidad (colesterol bueno) y niveles más bajos de lipoproteínas de baja densidad (colesterol malo).

En 1971 un grupo de investigadores de Wisconsin, en Estados Unidos, descubrió que los estrógenos también tienen algo que ver en la regulación de los niveles de glucosa en sangre. Esto explica por qué las mujeres tienen menor riesgo de padecer diabetes que los hombres, al menos, hasta la menopausia.

Imagen: El Big Data

Otro de los problemas que se pueden propiciar por déficit de estrógenos es la osteoporosis “que puede desencadenar diferentes tipos de fracturas, como las de cadera y muñecas, debido a que la falta de las hormonas femeninas facilitan la descalcificación. Obviamente cuando hay una fractura de cadera, más del 50% de los mujeres difícilmente pueden recuperar su vida”, agregó la especialista en ginecobstetricia Jacqueline Rosales Lucio.

Es en la menopausia cuando hay mayores probabilidades en el aumento de enfermedades, porque no existe una basta producción de estrógenos.

En el caso del cáncer, los médicos han detectado que la hormona femenina puede jugar un papel determinante, pues en algunos casos contribuye en el desarrollo del cáncer de mama, ya que estimula el crecimiento de las células mamarias, pero hay otros tipos como el de estómago, donde el estrógeno incluso sirve de “protector”.

Periodos de mayor riesgo

A lo largo de la vida de las mujeres existen dos periodos en el que se pueden dar cambios hormonales con mayor intensidad, que de sufrir alteraciones pueden desencadenar problemas de salud. A la primera se conoce como la pubertad precoz y la segunda es mejor conocida como menopausia.

La primera se da en la niñez, en particular, durante el inicio de la pubertad (proceso biológico de maduración en la que se presenta un incremento hormonal).

En entrevista con El Big Data, el especialista en endocrinología Israel Vázquez Cruz, explica que en esta etapa de crecimiento se puede presentar una alteración hormonal conocida como pubertad precoz, ésta inicia antes de la edad de siete años en las niñas y de nueve años en los niños.

“Una mujer puede estar expuesta a un exceso de estrógenos y progesterona, que desencadenan una pubertad precoz (…), se caracteriza porque las mujeres comienzan a tener el desarrollo de mamas, genitales externos, crecimiento de vello, incluso ciclo menstrual antes de la edad esperada”, agregó el especialista.

Este problema se desencadena por diversos factores: el estado nutricional es uno de ellos, presente cuando existe una dieta a base de proteína animal.

Aunado a lo anterior, el sedentarismo predispone el incremento de masa corporal y problemas de obesidad que facilitan la presencia de cambios prematuros como el desarrollo de tejido mamario, olor axilar semejante al de una persona adulta, talla baja, acné, crecimiento de vello púbico y menstruación, señaló el doctor Vázquez.

Cuando no se tiene un tratamiento adecuado para la pubertad precoz, este problema puede ser factor de riesgo para la presencia de enfermedades crónico-degenerativas como el cáncer.

“El hecho de que la mujer esté expuesta de manera sostenida a una gran cantidad de estrógenos favorece al desarrollo de ciertos tipos de cáncer como el de mama ovario y cervicouterino, porque son dependientes de las hormonas femeninas”, destacó Vázquez.

De acuerdo con la Secretaría de Salud, en México este tipo cáncer es la primera causa de muerte entre las mujeres mayores de 25 años y al día mueren 15 mujeres.

La Menopausia se trata de una etapa identificada a partir de la última menstruación. Se detecta tras 12 meses de amenorrea (falta de sangrado menstrual), cuando se concluye la edad reproductiva y hay una disminución en la producción hormonal.

La especialista en ginecobstetricia Jacqueline Rosales Lucio refirió que para compensar la pérdida de hormonas se aplica un suplemento de hormonas a base de estrógenos en óvulos, parches o tabletas.

No obstante, las personas deben acudir con un especialista para que se les realicen los estudios pertinentes y determinen la terapia que necesita.

Agregó que  “no todas las mujeres son candidatas a terapia de reemplazo hormonal y si se continúa dando estrógenos podemos favorecer que se presente algún tipo de cáncer como el de mama o endometrio (matriz)”.

Para quien sí es candidata se le deben realizar estudios de vigilancia. Los tratamientos pueden durar entre cinco y siete años, todos dependiendo de la paciente.

Te puede interesar:

Presentan nuevos tratamientos para el cáncer

Comentarios