El cáncer de mama no sólo es cosa de mujeres

Aunque la prevalencia en hombres es menor, la mortalidad es de 80% de los casos.

Con el prejuicio de que el cáncer de mama sólo ataca a las mujeres, este padecimiento en hombres ha dado un salto mortal, pues 80% de los pacientes pierden la batalla.

Esto se debe principalmente a que no existe una cultura de revisión de las mamas pectorales entre los hombres, sobre todo en varones con factores de riesgo como obesidad o tener más de 60 años de edad.

El especialista adscrito a la Clínica de Cáncer de Mama del Hospital de Especialidades, Raúl Delgadillo Cristerna, aseveró que a diferencia de las mujeres, la enfermedad es más sencilla de diagnosticar en varones al ser evidentes los cambios; sin embargo el hombre suele asistir al médico cuando la enfermedad ya avanzó.

Señaló que los varones también deben autoexplorarse las glándulas mamarias, y al notar algún cambio como la presencia de piel arrugada o con hoyuelos, enrojecimiento en piel o pezones o  secreciones de líquido deben acudir de inmediato con el médico especialista.

Insistió que la detección oportuna es muy importante debido a que el cáncer en el hombre es más agresivo.

Aunque la cifra oficial parece ser mínima, en la actualidad cada año mueren aproximadamente 400 hombres por este motivo.

Una barrera llamada machismo

José, un hombre de 63 años, originario de la Ciudad de México, indicó que una mañana despertó y observó que de uno de sus senos salían un líquido amarillento, algo que adjudicó a la edad.

“Hay hombres que les cuesta reconocer que han padecido cáncer de mama, pero a mí no. Nunca. Nos metieron en la cabeza que el cáncer de mama es algo femenino, pero no es así, y no debemos acomplejarnos por ello”, enfatizó.

Consideró que pese a que la enfermedad afecta sólo a un hombre por cada 100 casos en mujeres, a él le tocó “llevarse la rifa”.

Y el señor José no está equivocado, pues uno de los principales factores que contribuyen en la mortalidad entre hombre con este padecimiento es el machismo.

“Es un tipo de cáncer infrecuente en hombres y ellos se lo toman como si fuese un cáncer de mujeres”, resaltaron expertos del Instituto Nacional de Cancerología.

Las burlas de parientes, compañeros y amigos son la mayor  barrera para aceptar o revelar que se padece este tipo de enfermedad, pese a que se tiene la conciencia de que puede orillar al paciente a la muerte.

Otro factor es la falta de estudios, pues la mayoría de los varones afectados en etapas avanzadas tienen niveles de estudios bajos, mientras que los que tienen alguna licenciatura solicitan la atención médica más pronto.

Sin embargo, cuando se rompen dichas barreras sociales, el paciente tiene grandes posibilidades de sobrevivir, pues la detección temprana es la herramienta más eficaz para erradicar este mal.

En la última década, se experimentó un aumento progresivo, aunque no constante, de la prevalencia de los casos detectados de cáncer de mama en los hombres en los servicios de oncología médica y quirúrgica de instituciones como el ISSSTE, Seguro Popular o el IMSS, pues la cultura ha cambiado y poco a poco los prejuicios varoniles quedan de lado.

Factores de riesgo

Un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) reveló que el cáncer de mama en hombres está en ascenso, pues en los últimos 25 años aumentó 25%, aunque sigue siendo poco común, comparado con las pacientes femeninas, resulta más agresivo.

El aumento significaría, en primer lugar que la enfermedad progresivamente se hace cada vez más común o que los hombres entienden mejor los síntomas y los comunican, lo que permite realizar diagnósticos que pudieron haberse omitido en el pasado.

Cabe recordar que el cáncer de mama se desarrolla en el tejido mamario, las personas de sexo masculino también poseen éste, pero en menor cantidad, por lo tanto la incidencia es más baja.

Algunas de las causas están asociadas al consumo prolongado de medicamentos, incluyendo los antiarrítmicos.

Otros factores de riesgo son los antecedentes familiares, exposición frecuente a radiaciones o desarrollar altos niveles de estrógeno, condición muy común en quienes padecen cirrosis o síndrome de Klinefelter.

El estilo de vida sedentario (que favorece una mayor producción endógena de estrógenos) y el consumo excesivo de alcohol también son factores que influyen en este padecimiento.

Al igual que en las mujeres, el tratamiento puede incluir quimioterapia, radiación, terapia hormonal o incluso mastectomía, lo que significa la extirpación quirúrgica de la tumoración.

Un nuevo horizonte

Ante el crecimiento de este padecimiento, especialistas del hospital 20 de Noviembre, del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), urgieron a las autoridades que se haga un sistema nacional de fácil acceso para que se conozca claramente la situación del cáncer, su evolución y el impacto social y económico.

En el caso del cáncer de mama en hombres es imprescindible realizar seguimiento e informar, lo cual permitiría determinar la situación actual y planificar las acciones necesarias en el futuro.

Las campañas de concientización de que no es un mal privativo de las mujeres también serían una herramienta eficaz para combatir este padecimiento a tiempo y así reducir la tasa de mortalidad.

De igual manera, los expertos reiteraron la importancia de la autoexploración y de acudir al médico para detectar cualquier anomalía de forma temprana.

TE INTERESA