Conoce la enfermedad del beso

día internacional del beso, el big data mx, el big data

Un beso activa unos 30 músculos faciales, 17 de ellos relacionados con la lengua, transfieres 9 miligramos de agua, otros 0.18 de sustancias orgánicas y millones de gérmenes, pero ¿sabías que puedes transmitir un virus que te provocará dolor, vómito o hasta hinchazón del hígado?

Éste es un tipo de herpes bucal, se llama mononucleosis infecciosa y es mejor conocido como la Enfermedad del Beso, un padecimiento causado por el virus de Epstein-Barr, al que ya se han expuesto más de 90% de los adultos y que se transmite principalmente por la saliva, explicó la doctora Ana Luisa Dávila, egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Es una enfermedad que incluso puede pasar desapercibida. Sus síntomas más comunes son debilidad y cansancio, pero también puede existir fatiga, fiebre, garganta inflamada, hinchazón del hígado o incluso erupciones”, indicó.

Cabe destacar que después de unos días de que una persona ha sido infectada por la enfermedad, el virus queda almacenado durante toda la vida en el organismo. Eso no quiere decir que toda la vida sufrirás los síntomas, sino que la enfermedad estará en modo inactivo.

“Es posible que el virus vuelva a aparecer en algún momento, pero sólo si se dan las características concretas que bajen nuestras defensas drásticamente, como un problema con el sistema inmunitario”, puntualiza la Organización Mundial de la Salud (OMS).

¿Un beso peligroso?

Cabe señalar que, a pesar de su nombre, el virus se puede contraer de otras formas.

“También se puede contagiar por el contacto cercano con alguien infectado, y es que basta con un estornudo o una tos para que el virus se transmita a una persona sana que comparta con frecuencia el mismo espacio”, explicó la especialista Yuridia Vargas, egresada de la Universidad del Estado de México.   

Otra forma común de contagiarse es compartir utensilios como cubiertos, bebidas o comida con una persona con la enfermedad, razón por lo que debes evitar contacto con alguien diagnosticado con mononucleosis infecciosa.

Por último, pero no menos importante, Vargas aseguró que se han presentado algunos casos aislados por contagio a través de transfusiones sanguíneas, por lo que recomendó no donar sangre durante los seis meses siguientes de pasar la Enfermedad del Beso.

Síntomas

Los síntomas suelen aparecer entre las semanas 4 a 7 de exposición.

*Dolor de cabeza y fiebre durante, al menos, tres semanas.

*Ganglios linfáticos inflamados, inflamación de las amígdalas y en ocasiones faringitis.

*Cansancio y fatiga.

*Náuseas y vómitos.

*Erupción cutánea.

Tratamiento

En la actualidad no existe ningún tipo de tratamiento específico contra la Enfermedad del Beso, por lo que, una vez infectados, se recomienda guardar reposo y evitar esfuerzos físicos (incluso deporte), beber mucha agua para mantener una correcta hidratación y dormir todo lo que se pueda, afirmó Ana Luisa Dávila.

Ante síntomas de fiebre se pueden tomar medicamentos como el paracetamol y el ibuprofeno, que ayudarán a sentirse mejor, aunque esto siempre debe estar supervisado por un médico.

Prevención

La forma de detectar esta enfermedad es mediante un simple análisis de sangre, pero actualmente no existe cura ni alguna vacuna, por lo que las especialistas consultadas recomiendan evitar evitar el contacto directo e íntimo con las personas afectadas.

Aquí algunas recomendaciones de ambas expertas:

Lavarse las manos a menudo con agua y jabón.

No compartir cubiertos, vasos y otros utensilios con los afectados.

No besar a la persona infectada

No compartir espacios reducidos con las personas infectadas para evitar que un estornudo o una tos te contagie.

Te puede interesar:

Cáncer de ovario, la enfermedad que se confunde con colitis

Las 5 cosas que debes saber acerca del sueño

¿Tienes hijos y estás agotada? Puedes sufrir síndrome de  ‘mamá quemada’

Checa cómo detectar un cáncer en etapas tempranas