Cómo cuidar tu piel y liberarte del acné


El acné son esos granos y espinillas que salen en varias partes del cuerpo como cuello, espalda, pecho, hombros y en especial en el rostro y que a nadie le gusta tener, pero aquí te diremos cómo curarlo.

Es una enfermedad común de la piel, en la que las espinillas se forman cuando los folículos pilosos que se encuentran debajo de la piel se tapan. Cualquier persona puede tener acné, pero es más común en los adolescentes y los adultos jóvenes.

Leer más: ¿Por qué las mujeres se deprimen más que los hombres?

Las lesiones que ocasiona el acné son la principal causa de consulta dermatológica, el cual afecta a entre el 70% y 87% de los adolescentes, dijo Susana Canalizo, integrante de la Fundación Mexicana para la Dermatología.

“La mayor incidencia es entre los 13 y 25 años de edad, condición que afecta a ambos sexos, con mayor predominio en mujeres, aunque es más severo en varones”, dijo.

Y aunque no se conoce exactamente la causa, es probable que los cambios hormonales, tengan alguna relación con su aparición y es entonces que los pacientes buscan un especialista.

 

“Se trata de un padecimiento crónico, con periodos en los que parece desaparecer y otros en los que se agrava y que, además, afecta la imagen, calidad de vida y estabilidad emocional de quienes lo padecen”, dijo  la dermatóloga.

 

De acuerdo con las cifras de la doctora, el acné se presenta un 90% en hombres y 79% en mujeres, mientras que en adultos afecta 3% a hombres y un 12% a mujeres e incluso puede persistir hasta los 30 ó 40 años.

“Esta es una enfermedad que surge por diversos factores, entre ellos la secreción exagerada de ácidos grasos libres producidos por estímulo hormonal de las glándulas sebáceas, el taponamiento del folículo piloso y consecuente inflamación del mismo, así como la presencia de bacterias”, explicó.

Generalmente se manifiesta en frente, mejillas, nariz, cuello, espalda, pecho y rara vez en hombros y glúteos. Se caracteriza por presentar seborrea ‒incremento de la secreción de grasa‒, comedones  conocidos como granos abiertos o cerrados que son las espinillas, y abscesos de diferentes tamaños, que en algunos casos pueden ser muy grandes y confluir varias lesiones.

Los tratamientos

Los tratamientos contra el acné es reducir la seborrea, evitar la formación de nuevos granos, eliminar los ya formados, así como disminuir las lesiones inflamatorias y, una vez controlado, mejorar las secuelas, que son manchas y cicatrices, pero también se busca evitar o espaciar las recaídas, sobre todo en la adolescencia, etapa en la que el acné no se cura, sólo se controla.

Javier Ruiz Ávila, también médico integrante de la FMD, explicó que el cuidado dermocosmético de un paciente con acné es tan importante como el tratamiento farmacológico. Para la limpieza de la piel se recomienda utilizar un jabón antiacné de PH ácido, entre 5.4 y 6.0, sin abrasivos y sin alcohol, que se pueda enjuagar fácilmente. Así como dermolimpiadores que contengan ácido salicílico, que favorece la exfoliación y contribuye en la mejoría del acné.

Lo que no se debe hacer es clavar excesivamente la cara o exprimir los barritos porque deja cicatriz la mayor parte de las veces, no utilizar un fotoprotector o suspender los tratamientos dermatológicos por los efectos secundarios de estos  como la resequedad, enrojecimiento o irritación, que son temporales.

Javier Ruiz, especialista en cirugía dermatológica y dermato-oncológica, enfatizó la importancia de utilizar productos prescritos por un dermatólogo para evitar que el paciente empeore, así como prescindir del uso de remedios caseros y productos milagro.

Te puede interesar:

Las supersticiones de Cristiano Ronaldo, el fabuloso delantero de Portugal

Marilyn Monroe y la historia de su suéter hecho en México

Estas son las mejores opciones para ver el Mundial de Rusia 2018

Comentarios