Anarquistas en México ya no sólo van a protestas, ahora…¡realizan atentados!

3 octubre 2017 9:40 pm

Los disturbios en establecimientos mercantiles durante cualquier marcha en el país no son el único modus operandi de los autodenominados anarquistas, también operan a través de atentados.

De acuerdo con el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), desde que Enrique Peña Nieto asumió la Presidencia de la República hasta finales de 2016 se consumaron 40 atentados anarquistas en México.

En 2017 no se detuvieron los ataques: de enero a julio se presentaron cuatro adjudicables a este tipo de grupos y uno a feministas radicales.

Ya no es común ver agresiones como las del 1 de diciembre de 2012, cuando granaderos y manifestantes se enfrentaron en las principales vialidades de la Ciudad de México.

Actualmente, operan distinto. El primer acto anarquista de este año fue en enero, cuando explotaron dos artefactos en un Aurrera localizado en la avenida Aztecas en la delegación Coyoacán; el objetivo era una sucursal de la inmobiliaria Quiero Casa.

Un mes después, el 2 de febrero, las células anarquistas Gatxs Nocturnxs y Brujxs Malvadxs atacaron un Citibanamex ubicado en Eje 10 Sur, esquina con calle Xocoyoacán, Coyoacán.

El grupo Pocxs pero Locxs hizo estallar una bomba en una sucursal del banco mencionado en la colonia Santo Domingo Coyoacán.

El 16 abril, Comando Feminista Informal de Acción Antiautoritaria (Cofiaa) se adjudicó la detonación de un artefacto explosivo en las oficinas que la petrolera trasnacional ExxonMobil mantiene en México, al sur de la Ciudad de México (CDMX).

Fuera del área metropolitana, en Oaxaca, detonaron una bomba que calcinó dos vehículos y causó daños a otros. Ocurrió la madrugada del 22 de mayo en una agencia Chevrolet-GMC que se encuentra en la avenida Eduardo Mata, de la capital de esa entidad; una célula de los grupos referidos se atribuyó el ataque.

El 25 de julio, un grupo feminista radical se adjudicó la autoría de un nuevo atentado, esta vez contra la Conferencia del Episcopado Mexicano en la capital del país. Las autoridades calificaron la agresión como una acción anarquista.

A lo largo de este año se han llevado a cabo seis agresiones y una frustrada, todas bajo la autoría de grupos anarquistas, quienes así lo presumen en portales como Contra Info y diversos blogs.

Los artefactos que utilizan para perpetrar sus ataques son bombas, en su mayoría, hechas con dinamita, gas LP y butano.

La óptima ciudadana

Pero ¿qué piensa la sociedad de estos atentados y formas de manifestación?

Por lo regular, las personas los ubican como aquellos que van a las marchas con el rostro cubierto, vestidos de negro y realizan actos vandálicos, principalmente en las marchas del 2 de Octubre y el 10 de junio.

Incluso, existe la creencia de que son personas pagadas por el Gobierno para agredir a policías, realizar pintas y hacer destrozos que justifiquen la represión.

Organizaciones como #YoSoy132 y el Comité 68 consideran que su presencia en manifestaciones sólo es para disuadir a las personas de acudir a expresar su inconformidad ante la situación del país.

Pero, ¿qué es un anarquista? La Real Academia Española (RAE) define al anarquismo como la “doctrina que propugna la supresión del Estado y la eliminación de todo poder que constriña la libertad individual”.

No obstante, el anarquismo se practica e interpreta de diversas formas por quienes lo adoptan como línea de acción.

La delgada línea del vandalismo

Para El Moles, del Espacio Anarco-Punk del Chopo, el anarquismo es autogestión, autogobierno y antifascismo.

Ricardo Salazar Espinoza, otro simpatizante de lo que denominan Pensamiento Libertario, aclaró que no se trata de no pagar impuestos o cometer actos vandálicos, sino de luchar por la libertad, lo máximo a lo que pueden aspirar los anarquistas.

José Meza, del Concejo de Gobierno Indígena –organización comunista con algunos elementos declarados anarcos–, mencionó que sus miembros reprueban la violencia, pero aceptan que los jóvenes, “con su ímpetu, pueden ser violentos” durante las manifestaciones.

El Moles mencionó que sí, que los anarquistas que hacen destrozos en las marchas son infiltrados del Gobierno y que “cualquier persona lo puede ser”, sólo se cubre la cara y comienza con las hostilidades.

Reprobó la violencia, tras considerar que esto sólo genera muertos y mártires. Además, señaló  “en la lucha armada siempre va a ganar el Estado”.

En consecuencia, cree que lo mejor es la revolución pacífica a través de la difusión de las ideas y su cultura, “tal vez la forma más lenta, pero la más efectiva”.

Por otra parte, Salazar Espinoza declaró que quienes tiran semáforos o atentan contra la vía pública son vándalos que no necesitan leer a Ricardo Flores Magón ni a Bakunin.

También indicó que “un anarquista no es alguien con una bomba molotov” y acusó a los medios masivos de comunicación de formar ese estereotipo.

A pesar de que reprobó los actos vandálicos, está de acuerdo con los “ataques simbólicos contra los enemigos de la anarquía”: la policía (representación del Estado), los bancos (representantes del capital) y la Iglesia.

Consideró que eso no es el ideal anarquista, es sólo una forma de protesta contra las autoridades y afirmó que la violencia, en estos casos, es “el diálogo político más alto”.

Al igual que El Moles, afirmó que sí hay infiltrados del Gobierno para justificar la represión a los manifestantes.

Para Gerson Hernández, consultor político y académico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, en México los anarquistas son aquellos que basan su ideología en los teóricos de la doctrina como los hermanos Flores Magón, quienes estaban a favor de la muerte del Estado y contra el capitalismo.

Mencionó que hay diversas teorías acerca de los partidarios de las doctrina y éstas son las tres principales:

1.- Son grupos de choque que buscan desestabilizar protestas.

2.- Son organizaciones clientelistas que lucran y actúan de acuerdo con fines ajenos a la protesta.

3.- Son jóvenes apáticos sin una ideología plena y ajena a la protesta; sólo van a hacer desmanes.

¿Y dónde están?

Encontrar un anarquista no es tan complicado; a través de la página de Facebook Bloque Negro Anarquista se pueden hallar diversos eventos relacionados con su ideología: conferencias, ventas de libros, discusiones.

Su perfil los define como una estrategia de lucha contra el Estado, no como un movimiento ni colectivo y alegan que prefieren el anonimato porque “ocultamos la cara, pero tú ocultas tu realidad”.

Físicamente los encuentras en inmuebles como el que está en la calle Dr. Valle y Carmona, número 32, en la colonia Doctores, sede del Concejo de Gobierno Indígena, donde se convocó a conferencias de prensa sobre la liberación de Luis Fernando Sotelo y Fernando Bárcenas.

El primero está acusado de quemar una unidad del Metrobús durante una jornada por los desaparecidos de Ayotzinapa en octubre de 2014; el segundo, de incendiar el árbol de Navidad en Reforma en diciembre de 2013, durante las manifestaciones contra el alza del precio de Metro.

Uno de los miembros de ese Concejo, José Meza, dijo que tiene compañeros anarquistas; sin embargo, aclaró que la asociación no concuerda con la ideología, a pesar de que los dos jóvenes detenidos son partidarios de esa doctrina.

Éste no es el único lugar donde se encuentran, también están en Donceles número 10, colonia Centro Histórico, en la sede del Centro Libertario Ricardo Flores Magón, donde acudió El Big Data Mx.

El lugar está entre una librería y un estacionamiento, a escasos metros de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) y del Metro Bellas Artes.

Al entrar, se lee en el primer piso un letrero de papel con las letras CL-RFM, siglas del lugar, pero no hay acceso público porque el pasillo y la entrada están enrejados.

Un habitante del lugar que salía de un domicilio aledaño refirió que los anarquistas sólo hacen eventos ahí de vez en cuando, pero nunca permanecen.

Más abierto y público que los otros dos lugares se encuentra el Tianguis Cultural del Chopo, que cada sábado se instala a un lado de la Biblioteca José Vasconcelos ,a cinco minutos de la estación Buenavista del Metro, ahí se ubica el Espacio Anarco-Punk del Chopo.

Puedes encontrar libros, fanzines, discos, consignas y todo lo referente a la cultura.

Por último, uno de los grupos más importantes, los Okupas del auditorio Che Guevara de Ciudad Universitaria, a quienes las autoridades consideran como una célula anarquista de la capital, responsable de bloqueos y quemas dentro del campus universitario.

Sobre esta célula, el politólogo Gerson Hernández refirió que son ajenos a la Universidad, que no acuden a clases desde hace 10 años y que carecen de demandas acordes al Siglo XXI, para él, ellos son los responsables de prender fuego a la unidad de Metrobús en 2013.

Al final, no se hacen responsables de los actos vandálicos, pero toleran y aplauden cualquier acto perpetrado por sus integrantes.

Comentarios